Laguna de Tesorero – Parte III.

Laguna de Tesorero – Parte III: “En busca de la Laguna”.

En el año 2005, con mi amiga Pey Lien organizamos un viaje a Jujuy durante la Semana Santa. Queríamos observar y participar de las festividades pascuales y además, dado que la época de lluvias intensas ya habría quedado atrás, visitar con toda comodidad la zona de los Valles. Pey se mostró encantada y me apoyó, asimismo, en la idea de salir a buscar aquella laguna perdida donde pescaba mi padre 35 años antes (ver Laguna de Tesorero – Intro).

Google maps Valles Ampliado jpg ChWPcom

Lugares de interés turístico en la zona de Valles de Jujuy. Mapa base: Google maps. División política: veromendo, con la guía de “Síntesis Geografica de la Prov. de Jujuy” (1976, Bernardo Farfán).

Sin embargo, por el cambio climático, el período de lluvias en Jujuy se ha extendido cada vez más: comienza antes de la Navidad y termina a fines del mes de marzo, dejando intransitables muchos de los caminos que conducen hacia los más bellos paisajes. El año de nuestro viaje, las lluvias se prolongaron hasta mediados de abril y por lo tanto nuestra excursión por los valles peligraba. Dado que sólo hay transporte público -con muy baja frecuencia- hasta la zona de Ocloyas, decidimos armar nuestra propia excursión contratando un guía. Esto además nos permitiría detenernos donde deseáramos para disfrutar del paisaje y para sacar fotos. Encontramos a la persona adecuada en Club Hostel Jujuy (un hostel muy bonito en San Salvador, por calle San Martín, el lugar donde pernoctó Manu Chao durante una estadía suya en Jujuy!) que singularmente ofrecía servicios turísticos a la medida de cada visitante. Por las lluvias extendidas, tuvimos que esperar varios días hasta que el clima fue propicio y nos largamos a la aventura, rogando que los caminos estuvieran transitables. Saliendo desde Jujuy, queríamos hacer el circuito Tilquiza OcloyasTesorero Tiraxi; allí, cruzar la ruta 9 y terminar en las famosas Lagunas de Yala.

Iniciamos el recorrido cruzando el Río Grande y tomando la RP35 que inicia su recorrido en el barrio de Chijra, bordeando el río homónimo.

1 Cuesta larga

Cuesta Larga“, saliendo desde Chijra, por RP35, hacia Tilquiza. Foto-contacto: veromendo 2005.

El paisaje de los Valles, es tan bello como el de la Quebrada, las Yungas y la Puna e ingratamente no es tan archifamoso como los otros. En mí, produce una inexplicable mezcla de emociones que no experimento en ninguno de los otros entornos. Posiblemente tenga que ver con las mil tonalidades de verdes, con la suavidad que presentan algunas laderas montañosas, de atercipelado verdor, con la diversidad de texturas, con el contraste cuando las nubes están bajas y el rojo de algunas de sus tierras que abruptamente emergen entre vegetación. En la medida en que se van recorriendo los caminos ripiados, sus curvas y contracurvas, con subidas y bajadas, uno empieza a sentirse abducido por un espiral de verdes, de olores vegetales y a formar parte de esa amigable naturaleza: es simplemente el paisaje perfecto para sentirse parte de él.

img035 ChWPcom

Camino a Tilquiza, por RP35. Foto-contacto: Pey Lien (2005).

***

De esta manera llegamos a Tilquiza.

img042 ChWPcom

Llegando a Tilquiza (Jujuy). Foto-contacto: Pey Lien (2005)

Tilquiza Puente sobre rio eponimo2

Puente sobre el Río Tilquiza. Foto: veromendo (2005).

Puente Río Tilquiza

Puente sobre el Río Tilquiza. En la foto, Pey y Fernando, nuestro guía. Foto: veromendo (2005).

Zona Camping Tilquiza

Zona de camping en Tilquiza. Foto: veromendo (2005). Miles de verdes y diferentes texturas dadas por la vegetación local.

Continuando unos kilómetros, atravesamos el puente sobre el caudaloso e imponente río Corral de Piedra.

camino a Ocloyas1 Panoramica Pey ChWPcom'

Panorámica al sur de Corral de Piedra, por RP35. Foto-contacto: Pey Lien (2005).

Cruce Rio Corral de Piedra

Río Corral de Piedra. Collage de fotos 35 mm: veromendo (2005). Nuevamente, diversos tonos de verde y texturas que enamoran del paisaje…

Finalmente arribamos a la localidad de Ocloyas.

Camino a Ocloyas2 ChWPcom

Paisaje camino a Ocloyas. Foto-contacto: Pey Lien (2005)

Cementerio Ocloyas

Cementerio en Ocloyas. Foto-contacto: Pey Lien (2005)

Encarando el tramo final hacia la laguna de Tesorero y empezando a entregarnos a la sensación de estar llegando a nuestro objetivo, luego de una curva se nos presentó un imprevisto: con la última lluvia un árbol había caído y su tronco enorme atravesaba la huella de lado a lado. Unos baqueanos alzaban su moto por sobre el tronco para proseguir el camino en sentido contrario al nuestro. Nos dijeron que habría que esperar a que vialidad se anoticie y que despeje el camino y eso, seguramente, demoraría un par de días…

No había nada más que hacer, sino desandar el camino y tratar de llegar a la laguna desde RN9, por Jaire Tiraxi. Pero siendo entrada la tarde, este recorrido (que dicen, también es bellísimo) quedaría pendiente para una próxima oportunidad.

Camino a Yala por RN9

Camino a Yala, por RN9. Precioso verdor contrastante con el azulado de las serranías en el fondo. Foto 35 mm: veromendo (2005)

Terminamos nuestra jornada, en las Lagunas de Yala, accediendo por el sinuoso pero increíble camino desde la RN9.

Yala Laguna1 Pey

Yala. Laguna Desaguadero. Foto-contacto: Pey Lien (2005)

Yala Laguna2 Pey

Yala. Laguna Rodeo. Foto-contacto: Pey Lien (2005)

Yala Laguna3 Pey

Yala. Laguna Comedero. Foto-contacto : Pey Lien (2005)

Yala perfil

Yala. Vegetación que se confunde con nube. Foto 35 mm: veromendo (2005)

Agradecimientos & recomendaciones

Por favor, en caso de tomar información de esta página, tenga a bien citar la fuente original. Debe tenerse en consideración que esta información se publica para hacer una sincera difusión del patrimonio cultural, NO para rellenar un espacio. Muchas gracias. V.M.

Google maps Valles a Tesorero jpg

En verde claro, trayecto desarrollado en nuestra búsqueda de la laguna de Tesorero. Mapa base: Google maps. División política: veromendo, con la guía de “Síntesis Geografica de la Prov. de Jujuy” (1976, Bernardo Farfán).

Pey Camping Tilqui web

Pey fotógrafa, posando para la posteridad, en camping de Tilquiza.

VM en Tilquiza WEB

veromendo & Fujica en Tilquiza.

Laguna de Tesorero – Parte II

Laguna de Tesorero – Parte II: “La jujeña que se apuna”.

Altura_ruta_9_jujuy

Alturas en metros sobre el nivel del mar (m.s.n.) en la Provincia de Jujuy. Fuente: DPV Jujuy.

Siendo jujeña de nacimiento, siempre cargué con la vergonzosa conflictiva de no poder visitar zonas de altura sin “apunarme”. Las travesías a la Quebrada pueden resultar muy inciertas si no me establezco por lo menos cinco días en San Salvador de Jujuy para mi aclimatación, ó de lo contrario, la llegada a Humahuaca va acompañada del fuerte dolor de cabeza y nauseas característicos. Esta problemática me hacía sentir que no era una “buena jujeña”. Sin embargo, no hace mucho tiempo me dieron una explicación totalmente empírica según la cual “mucha gente nacida en el Valle, se apuna al ir a la altura”, la cual elegí creer para así llevar cierta calma a mi espíritu. Por este motivo, al realizar viajes cortos opté por empezar a recorrer los Valles, que tienen paisajes preciosos, aunque menos difundidos.

Así quedó sembrada la semilla del viaje que voy a relatar.

Google maps Valles Ampliado jpg ChWPcom

Zona de Valles. Principales destinos turísticos en el Departamento Manuel Belgrano (Capital, Jujuy). Mapa base: Google maps. División política: veromendo, con la guía de “Síntesis Geografica de la Prov. de Jujuy” (1976, Bernardo Farfán). Dar “click” sobre la imagen para ampliarla.

 

Mapa Jujuy Vialidad Provincial

Mapa muy completo de la Provincia de Jujuy. Puede bajarse del sitio oficial de la Dirección Provincial de Vialidad de Jujuy 

http://www.dpvjujuy.jujuy.gov.ar/?p=99

Laguna de Tesorero. Intro.

Laguna de Tesorero en Jujuy – Parte I.

Cómo ya comenté en una entrada anterior, mi padre tenía a la pesca como actividad de tiempo libre, y compartía esta pasión con Claudio Samos, su gran amigo.

img985 img986ChWP

Relatos familiares cuentan que solía pescar por la zona del Ramal (Yungas), en ríos infestados de pirañas, trayendo en ocasiones muestras de estos animalitos, generando la consecuente consternación familiar. Otras veces, la pesca tenía lugar en las lagunas de Yala o de Tesorero donde, también según los relatos, reina una paz imperturbable en medio de un paisaje subyugante.

Siempre quise conocer la Laguna de Tesorero

img048 ChWPcom'

Jorge A. Mendoza de pesca por Jujuy, año 1958 aproximadamente. Foto gentilmente cedida por Claudio Samos en 2007. Digitaliz. veromendo.

Únicas tres “cucharitas” que conservo como recuerdo de pesca de mi padre. Foto: veromendo.

***

Triángulos en Tilquiza


Triángulos'

Paisaje en Tilquiza, zona de Valles de la provincia de Jujuy. Foto-contacto: veromendo (2005).

El paisaje en la región de Valles, de la provincia de Jujuy, es muy diferente al de la Quebrada, las Yungas y la Puna. Su belleza es ingratamente no tan archifamosa como las otras, pero en mí, produce una sensación inexplicable: una mezcla de emociones que no puedo experimentar con ninguno de los otros paisajes. Posiblemente tenga que ver con las mil tonalidades de verdes, con la suavidad que presentan algunas laderas montañosas, de atercipelado verdor, con la diversidad de texturas, con el contraste cuando las nubes están bajas y el rojo de algunas de sus tierras que abruptamente emergen entre vegetación. En la medida en que se van recorriendo los caminos ripiados, sus curvas y contracurvas, con subidas y bajadas, uno empieza a sentirse abducido por un espiral de verdes, de olores vegetales, y a formar parte de esa amigable naturaleza: no hay excesiva vegetación como en Yungas, no hay tanta variedad de colores como en la Quebrada, no hay kilómetros de aridez como en la Puna, es simplemente el paisaje perfecto para sentirse parte de él.             V.M.

***

Encuentro de rios

Encuentro de ríos camino a  Tilquiza, Jujuy. Foto-contacto: veromendo (2005)

Chucalezn y Tilquiza en el mapa de jujuyCircuito Tilquiza Tiraxi Ocloyas wordpress 2

IZQUIERDA: Tilquiza y Chucalezna en el mapa de Jujuy. En la ampliación se muestra el Depto. Manuel Belgrano de la provincia de Jujuy, donde se encuentran marcados algunos lugares interesantes para recorrer turísticamente. Fuente: Síntesis Geográfica de la Provincia de Jujuy – Bernardo Farfán. DERECHA: Circuito Tilquiza-Ocloyas-Tiraxi-Jaire. Fuente: Dirección de Turismo de la Municipalidad de Jujuy (años ’90).

***

English abstract

Triangles in Tilquiza (Jujuy province).

At the region of Valles, in Jujuy province, the landscape is very different from the Quebrada, Yungas and Puna’s regions. Its beauty is ungratefully less famous than the others but in me, produces a strange feeling, a mixture of emotions that I can’t experience in any other place. It may be related to the thousand shades of green or with the diversity of textures you are subjected to: the velvety greeness of some mountains’ slopes in contrast with the vanishing clouds on top and the abrupt redness of the emerging rocks from the verdancy. As you transit on its curved and counter-curved gravel roads, with ups and downs, you’d begin to feel abducted by a spiral of greens, surrounded by its spicy odor and will start to feel part of that friendly nature. With less vegetation than in Yungas, lacking the variety of coloured mountains of the Quebrada region and definitely far different from the arid Puna, the Valles region is simply the perfect place to feel part of it. V.M.

In this entry you can see the photographs I took nearby Tiquiza, at the Valles region in Jujuy province (Argentina). Also you can see a map where the spatial relationship between Chucalezna (subject of this Blog) and Tilquiza, is shown.

***

Entradas relacionadas (Related entries)

Trapecios en la Quebrada de Humahuaca

(“Trapezium”)

Buscando en la web material para mostrar los increíbles  paisajes de Jujuy en este Blog, encontré una de las más bonitas  vistas que tienen como motivo central al cerro Yacoraite. El autor de la misma es Diego Ulloa y fue publicada en Panoramio.

Bellísimo y original encuadre, donde confluyen el puente ferroviario que cruza la Quebrada de Yacoraite -por donde hasta los ’90 solía transitar el tren-, el nuevo puente vial de la RN9, y en perfecto contrapunto, el cerro Yacoraite.

 

Yacoraite diego Ulloa google earth

Original vista de la Quebrada de Yacoraite. Foto Diego Ulloa. Fuente: Panoramio. http://www.panoramio.com/photo/80888605

Referencias y agradecimientos:

Diego Ulloa – Panoramio

***

Por favor, en caso de tomar información de esta entrada, citar las referencias sobre autor y link original de la fotografía. Muchas gracias.

 

 

 

 

 

En Marzo, el Carnaval…Parte II

Buscando información sobre el Carnaval en Jujuy, y más precisamente de Humahuaca, encontré el artículo denominado Folklore en JUJUY, originalmente publicado en la revista HORIZONTE – Primera Época (1969, San Salvador de Jujuy), publicación a cargo de la sub-comisión de Prensa de la Escuela Normal Mixta “Juan Ignacio Gorriti” de San Salvador de Jujuy. Los autores del mismo son Roque Salas y Oscar Aramayo, en aquel entonces alumnos de  5º año de la misma institución. Minuciosa investigación con muy buena redacción, merece ser difundida, destacando además el nivel del alumnado de la tradicional Escuela.

Jujuy es tierra madura de tradición y opulenta de folklore. Tiene el privilegio emotivo y hondo de ofrecer la recia estabilidad de su tradición añeja con valores auténticos.

Jujuy posee la tradición más antigua y el más rico folklore. Un solo vistazo sobre sus costumbres, la lejana voz que desde el fondo mismo de los tiempos nos llega en música, la diversidad de limpias danzas tradicionales, un arte propio, el intacto vivir milenario de nuestros aborígenes puneños.

[…]

img984wordpress

Integrantes de una diablada en Humahuaca. Foto: colección de Jorge Mendoza. Años ’60 aproximadamente. Digitalización: veromendo.

Carnaval de Humahuaca

Analizando el carnaval desde un punto de vista humano se pueden observar dos diferenciaciones: una es el carnaval espectáculo que provoca grandes desplazamientos de personas atraídas por lo fastuoso, lo pintoresco, lo novedoso. Otra es el carnaval como diversión, en ella se aprecia cómo, a pesar de los diferentes matices que adopta en las distintas regiones, los elementos carnavalescos siguen sin variación.

El que asiste a una fiesta de carnaval puede hacerlo simplemente como observador o tomar parte activa de la euforia carnavalesca.

El carnaval de Humahuaca es único en la Argentina y aún en la quebrada de ese nombre. No en vano ha trascendido atrayendo cada año centenares de visitantes ansiosos de contemplar y participar en él. Es que varios factores han contribuido a darle renombre; allí se encuentran puras y pintorescas las costumbres carnavalescas propias de la zona. También por ser lugar obligado del paso a Bolivia y al Perú, ha incorporado música e instrumentos de regiones de esos países. Esto dio al folklore jujeño una característica diferente y misteriosa que habla de diablos, vicuñas, cacharpayas; además el carnaval de Humahuaca, no ha decaído como en otras regiones; por el contrario, se ha enriquecido con nuevas formas.

Preparación de la Fiesta

Las diferentes comparsas efectúan sus reuniones entre sus asociados, generalmente, en la casa de un miembro de la comisión directiva, a fin de tratar los asuntos para el éxito del carnaval que se avecina. Las comparsas que realizan fortines abren el registro de los mismos.

Fiestas Precarnavalescas

El ensayo del carnaval: era tradicional que antes que comenzaran los carnavales, las comparsas humahuaqueñas se reunieran en locales para planear coreografía, ensayar coros, aprender nuevos cantos, probarse nuevos disfraces y luego salir bailando a las calles como un preludio de alegría. El ensayo se realiza en conjunto, las diferentes agrupaciones carnavalescas se reúnen al pie del Monumento a la Independencia por la tarde y poco antes del anochecer descienden por ambos costados para reunirse en la explanada; cada uno efectúa por turno, su pieza característica, mientras dan vuelta al pueblo, para luego encaminarse al salón donde tiene lugar la cacharpaya o despedida.

 Desentierro del Carnaval

Ha llegado por fin el sábado de carnaval y todo está listo para dar comienzo a lo que se ha esperado durante un año, la comparsa desbordando adornos y color, los músicos afinando los instrumentos, la gente, con un inmenso deseo de divertirse. Todos se encaminan al punto de reunión fijado de antemano, para luego dirigirse al cerro en donde se encuentra el mojón, en el que se enterró el carnaval el año anterior. Se ha hecho la noche y es necesario alumbrar el camino con linternas, para evitar los espinos de airampo y churqui.

Todo está en silencio, los que se van a disfrazar, con sus ropas bajo el brazo, los músicos con sus instrumentos, y la comparsa que transporta los cántaros de chicha, botellas y bebidas, bombas de estruendo, pico y pala.

Llegados al lugar, fácilmente reconocible por las piedras acumuladas (mojón), los que se transformarán en diablos se separan del grupo y se alejan llevando un acordeón y un bombo hacia un lugar que sólo ellos conocen y al que nadie más puede ir. Poco a poco desaparecen en la distancia con sus linternas.

Algunos curiosos vuelven desalentados; mientras tanto los que se han quedado, se agrupan alrededor del mojón, iluminado por un farol. Socios de la comparsa, apartan piedras y cavan cuidadosamente hasta dejar al descubierto la olla de barro enterrada el año anterior y se apretujan para verla; entonces se comienza a dar de comer a la tierra madre (Pachamama), echando en el pozo un poco de las cosas que se utilizarán y de las bebidas que se consumirán. Todos los concurrentes, socios o no, hacen caer alrededor de la olla, cigarrillos, coca, serpentina, papel picado, talco, chicha, etc.

Allá lejos en la elevación, se ve arder un fuego; es un churqui encendido, a cuya luz los futuros diablos se cambian, despojándose de sus ropas diarias y colocándose los disfraces. Una vez completada la transformación, uno de ellos dispara una bomba, emprendiendo acto seguido la diablada en el regreso el mojón. Al oír señal los que se en­cuentran en el lugar brindan con chicha por el buen éxito del carnaval, se cubre la olla con una laja y se vuelven a amontonar las piedras sobre ella. Cerca se oye el canto de los diablos acompañados de acordeón y bombo; llegan por fin, saltando en medio de las espinas, entre gritos y repiqueteos de cascabeles, toman parejas y la hilera zigzagueante del carnavalito comienza a bajar buscando las calles del pueblo y siguiendo a la comparsa que canta.

El dios MOMO, Pucllay o Diablito, se enseñorea de Humahuaca; desde éste instante, hasta el “Domingo de Tentación“, los días serán de una euforia ininterrumpida, de risas y cascabeles, charangos, bombos, cajas, acordeones y erkes.

Entierro del Carnaval

Se podría creer que luego de ocho días de canto, baile y juegos, los humahuaqueños quedan extenuados; pero en realidad, el entusiasmo sigue sin decaer hasta el domingo llamado de “Tentación”. Ese día, desde temprano, los diablos salen a hacer su recorrido de puerta en puerta por el pueblo, negocios, bares, mercado, casas de familia. Todos son invitados por los pedigüeños que recolectan así, frutas, verduras, quesos, empanadas, trozos de carne, etc. que ensartan en un trozo de alambre que cuelgan del cuello. Esta costumbre viene de años no muy lejanos, en que los comestibles recogidos por los disfrazados, se utilizaban en la preparación del almuerzo.

Los diablos llevan las tiras al local de las comparsas donde se las cuelgan de las paredes, durante la tarde, para permitir a sus poseedores bailar cómodamente.

 Al finalizar el almuerzo, las personas que se encargaron de confeccionar el diablito lo entregan al diablo más antiguo. El muñeco está hecho con telas de colores vivos, cascabeles, una caretita e imitando la indumentaria real de los diablos. En su relleno de lana, la costurera colocó una bomba de estruendo. Su tamaño es variable, generalmente mide 30 o 40 cm de la cabeza a los pies.

Terminada la comida, los miembros de la comparsa ganan la calle para dirigirse a las invitaciones de los últimos días.

Las horas van pasando y todos procuran bailar sin cesar, cantando y bailando con renovados bríos, de uno a otro extremo del pueblo acompañando al carnaval que se va.

El disfrazado que lleva el diablito lo revolea por los aires y lo muestra a todos, acunándolo en sus brazos. En cada esquina los diablos hacen una rueda en torno a él lamentándose por el fin que ya se aproxima.

En el momento que se pierde el sol, los diablos no pueden bailar ya con sus parejas, tienen que acompañar al diablito adelante de la comparsa.

En la vuelta de despedida, los gauchos, “a talerazo limpio”, los obligan a llorar a gritos en cada esquina.

Cuando el grueso de la comparsa llega al sitio del entierro son sólo siluetas, que se alejan entre los espinos en procura del secreto lugar de la transformación. Llegado a él, prenden fuego a un churqui y al calor de su llama bailan por última vez una pieza triste; la Zamba de los diablos, y otra alegre, el Carnavalito del Entierro, acompañado por un bandoneón.

Configuran una escena fantástica las figuras demoníacas danzando en torno a la hoguera, agitando el pequeño diablito que pasa de mano en mano, todo ello sin más testigos que la noche y las estrellas.

El churqui se va consumiendo; aprovechando su luz los diablos se quitan los disfraces emprendiendo la vuelta. Pero falta algo; antes de retirarse, la música calla y casi todos, de pie, contemplan como uno de ellos coloca, reverentemente en el fuego a punto de extinguirse al diablito. Cumplido este último rito, el grupo se va cantando su tristeza. Apenas se han alejado unos metros, la bomba de estruendo que el muñeco guardaba en su interior explota ruidosamente. En el mojón, mientras tanto, una numerosa concurrencia se ha congregado alrededor del pozo cavado mi­nutos antes; la música deja de tocar y en él se coloca una olla de barro; en ella se depositan las sartas que recolectaron por la mañana los diablos. La gente se sacude el talco y el papel picado adherido a las ropas y cabellos, pues es creencia que no debe quedar ningún rastro de carnaval en la persona.

La olla es cubierta con una laja y luego tapada con tierra. Un viento frío sopla sobre Humahuaca como anticipo del largo invierno. Ha concluido el carnaval.”

Fragmento del artículoFolklore en Jujuy” por Roque Salas (5º Año ‘B’) y Oscar Aramayo (5º Año ‘C’). Revista HORIZONTE – Primera Época.  Sub-comisión de Prensa de la Escuela Normal Mixta “Juan Ignacio Gorriti”, San Salvador de Jujuy, 1969.

***

img978Achucaleznawordpressimg979

Tapa, índice y staff de la Revista HORIZONTE -Primera Época.

En tapa, grabado de HUGO MACHADO, licenciado en Artes Plásticas de la Universidad Nacional de Tucumán, quien en ese entonces se desempeñaba como profesor de Grabado en la Escuela Provincial de Artes Plásticas de San Salvador de Jujuy.

***

Por favor, en caso de tomar información de esta página, tenga a bien citar la fuente original, nombre de los jóvenes autores y toda información relevante. Debe tenerse en consideración que esta información se publica para hacer una sincera difusión del patrimonio cultural, y NO para rellenar un espacio. Muchas gracias. V.M.

***

En Marzo, el Carnaval…Parte I

img975aChucaleznawordpresscom

“El Carnaval”. Obra realizada por la niña Lidia María Ríos, alumna del Taller de Chucalezna, bajo la dirección del Prof. Jorge A. Mendoza. Fuente: Cuadernos Franciscanos (Salta, Argentina), año 1960 aproximadamente. Digitalización: veromendo.

 

EL CARNAVAL

Mistura y serpentinas.

Llovizna de colores.

Y corazones simples bajo las batas.

Alegría sencilla.

Porque en estos pueblitos de la  Quebrada,

Carnaval sigue siendo

la semana de fiesta tan esperada.

Tomados de las manos cantan y bailan

en la casa, en la calle, y hasta en el cerro.

¡Quién pudiera alegrarse tan simplemente!

¡Bailar Carnavalitos y tomar chicha,

poner sobre las penas toscos disfraces,

y olvidar unos días completamente

tantos problemas!

Pudiera ser que entonces resucitaran

las risas infantiles que ya perdimos,

– sin problemas extraños que nos aquejan  –

el milagro de asombro,  las dichas viejas…

Y sintiéndonos niños,  tal como antes,

tomados de las manos,  también  cantando,

al ritmo de la caja,  retrocediéramos

a la fiesta gozosa de aquellos años.

¡Carnaval quebradeño: que no te pierdas

como aquella  flor rara de nuestra infancia…

Y a  través de los tiempos que te conserves

como símbolo alegre de  la   Quebrada…

de Cuadernos Franciscanos (Salta, Argentina, ’60)

Es marzo. Se festeja Carnaval. Una de las festividades más arraigadas y características en la Quebrada de Humahuaca, donde se funden lo religioso con lo pagano. Una festividad cristiana introducida a fuego durante la colonización española, se une con los rituales ancestrales de los habitantes originarios de nuestra tierra. Alegría y tristeza. “Diabladas“. Máscaras increíbles encubriendo identidades. Espuma, serpentinas, alcohol. Y nueve meses después, los hijos del carnaval…

La obra artística que encabeza esta entrada, fue realizada por la alumna  Lidia María Ríos, a la edad de 11 años, en el Taller de Chucalezna, bajo dirección del Prof. Jorge A. Mendoza. La imagen ilustra el mes de Marzo en el Calendario del año 1981, editado por el Gobierno de la Provincia de Jujuy.

Marzo comprimidoChWPcom

“El Carnaval” de Lidia María Ríos (11 años), alumna del Taller de Chucalezna bajo la dirección de Prof. Jorge A. Mendoza. Ilustración del mes de Marzo en el Calendario 1981, editado por el Gobierno de la Provincia de Jujuy.

Por su mejor calidad la imagen se tomó a partir del suplemento de Cuadernos FranciscanosJesús y San Francisco con los niños de la Quebrada” (San Ramón de la Nueva Orán, Salta, Argentina). Suplemento de “Voz seráfica”, publicación de los Padres Misioneros de la Provincia Romana en la Delegación de Salta, año 1960 aproximadamente. Digitalización: veromendo.

img977a

Tapa del suplemento Cuadernos Franciscanos “Jesús y San Francisco con los niños de la Quebrada” (Salta, Argentina)

Por favor, en caso de tomar información de esta página, tenga a bien citar la fuente original, nombre de los niños autores de las obras y toda información relevante. Debe tenerse en consideración la verdadera importancia que tiene el patrimonio cultural, y que esta información debe utilizarse para hacer una verdadera y sincera difusión, no sólo para rellenar un espacio. Gracias.