diecisiete , del mes seis , del dos mil catorce : Néstor Groppa, poeta.

img138 wordpressdotcom comp

Contratapa del libro de Néstor Groppa “LUCERO DEL ALBA ESTRELLA DEL PASTOR” (Jujuy, Buenamontaña, 2010). Detrás de la lente, el autor, Don Néstor.

diecisiete , del mes seis , del dos mil catorce (*)

Hoy 17 de junio es el aniversario del nacimiento del reconocido y querido poeta de Jujuy -aunque nacido en Laborde (Córdoba)-, Don Néstor Groppa.

Mi humilde homenaje desde el cariño, desde el recuerdo cotidiano, desde el extrañarlo y hasta soñarlo algunas veces…y desde estar convencida de que cuando imaginariamente le planteo alguna duda, me da la respuesta en forma de poema en alguno de sus libros abierto al azar…

A continuación, uno de mis poemas favoritos que, en mi imaginario, constituye el perfecto decálogo para ser padres… Y, dado que paradójicamente no realicé ningún post para el día del padre, aquí va éste que tiene mucho que ver.

Gracias Tío, dondequieraquestés!

Note0001 NG

(*) El título de esta entrada, se inspiró en la personal forma que el escritor utilizó en otro de sus poemas, para inscribir la misma fecha, pero de dos mil diez, año de edición del libro (LUCERO DEL ALBA ESTRELLA DEL PASTOR, Néstor Groppa, Buenamontaña, 2010, San Salvador de Jujuy, pag. 167).

Fervor mundialista

La Selección de Chucalezna.

img577 compWordpress

Cabeceando un “centro”. Dos niños del Taller de Chucalezna luchan por dar un cabezazo certero. Foto Jorge A. Mendoza (1960)

640px-WC-2014-Brasil.svg

Mientras me dispongo a disfrutar, o tal vez a sufrir, con el partido debut de la Selección Argentina en el Mundial 2014, contra Bosnia y Herzegovina, comparto con Uds. las fotos del equipo de fútbol de Chucalezna, que esperaban el momento preciso para revelarse al mundo…

El fútbol ha sido, y es, una pasión para los argentinos, y aún en los lugares más remotos y alejados de los centros de consumo masivo y urbano, siempre existe un “potrero” donde los chicos pueden juntarse, armar equipo e improvisar un “picadito”.

Aquí las fotos de los chicos del Taller de Chucalezna jugando al fútbol que emocionan, contagian su energía, alegría y a la vez su humildad.

img575 compWordpressdotcom

Hay equipo. Formación del equipo de la Escuela Taller de Chucalezna. Foto Jorge A. Mendoza (1960)

Aquí empieza el 2º tiempooooo…

 

Otra entrada de chucalezna.wordpress.com dedicada a fútbol: https://chucalezna.wordpress.com/2013/08/13/cara-y-contracara/

Selecciones Folklóricas Nº 13: último número editado.

Carta del Dr.  Augusto Raúl Cortazar, editor y director literario de SELECCIONES FOLKLÓRICAS (Buenos Aires, Códex, 1965-1966) al Prof. Jorge A. Mendoza, con relación a la publicación del artículo “Niños Pintores de Chucalezna”, en el que fuera el último número de la mencionada colección.

 

Buenos Aires, 7 de noviembre de 1966

Señor

Jorge A. Mendoza

SAN SALVADOR DE JUJUY

De mi mayor estima:

Con la publicación del N° 12, SELECCIONES FOLKLÓRICAS ha cumplido un año. Como Ud. habrá podido comprobar, ha desplegado, en renovación incesante, un variadísimo panorama, para muchos insospechado, de temas y aspectos de nuestro folklore.

Los artículos muestran su valiosa significación, ya por su novedad y rigor, ya por su interés general y el mérito de la forma poética, dramática o narrativa de las “proyecciones” del folklore en la literatura argentina.

Junto a las figuras consagradas de los más eminentes autores de ayer y de hoy en el campo de los estudios folklóricos y de la creación literaria nativista y regional, han aparecido trabajos de representantes de las nuevas generaciones de investigadores, de aficionados que conocen bien la tradición lugareña y de narradores contemporáneos.

Otros artistas dan realce a los textos: los dibujantes y fotógrafos, cuyos aciertos, apreciables desde las tapas, ofrecen material gráfico no sólo atrayente y diagramado con acierto, sino de primera mano como testimonios hasta ahora no divulgados.

Los “quien es quien” y los Índices de notas y temas, así como los mapas de ámbitos folklóricos convierten la revista en una manuable e ilustrada enciclopedia especializada, que se enorgullece del gran esfuerzo que significa brindar información sobre la vida popular y tradicional de todas las regiones de la patria. Los textos breves, las notas de buen humor, las secciones sugerentes y los copetes que orientan sobre el contenido o intención de cada artículo condimentan el nutrido y bien presentado material.

Así concebida la revista, ha contado en la Editorial Códex con técnicos de mucho mérito que han prestado su colaboración con eficiencia y hasta con cariño.

Ecos alentadores y comentarios francamente favorables se han producido, más en el extranjero que en nuestro país, en revistas de primera jerarquía y hasta en Congresos internacionales de la especialidad, confirmados por reseñas y cartas, audiciones y testimonios personales.

Hay coincidencia en afirmar que SELECCIONES FOLKLÓRICAS cumple una función útil, digna y de trascendencia para el conocimiento integral, la orientación teórica y la apreciación accesible y amena de nuestro folklore, elemento esencial de la conciencia argentina. Agrego por mi parte que para lograr estos objetivos no ha buscado desplazar ni superponerse a otras meritorias publicaciones, sino armonizar una conjunción de medios exclusivos, en un nivel y en un rumbo no trillados entre nosotros.

Hasta aquí llega mi intervención como director fundador. Escapan de mi mano las complejas técnicas y circunstancias relacionadas con la distribución, la publicidad y la promoción. Sólo sé que me llegan reiterados reclamos (incluso de muchos colaboradores) que no encuentran SELECCIONES FOLKLÓRICAS en su ciudad, pueblo o barrio, no obstante estar a la vista otras publicaciones de la Editorial Códex.

Asistentes a magnos acontecimientos de carácter folklórico (festivales, espectáculos, congresos) han extrañado la ausencia de toda tentativa de difusión, aún simbólica.

Contradictoriamente, los agentes de distribución en los kioskos devuelven un porcentaje considerable de ejemplares. En estas circunstancias, tropiezos del taller de fotograbado impiden, desde el N° 13 como Ud. lo habrá podido comprobar, que la sección permanente “Folklore en imágenes” brinde la gala de sus colores, a la vez documentales y atrayentes.

Estas perspectivas confrontadas con estadísticas no alentadoras, me habían decidido a no prolongar más allá del N° 16 (diciembre próximo) mi absorbente y múltiple labor, cumplida siempre con entusiasta dedicación.

La totalidad de los materiales de los números 14, 15 y 16 fueron oportunamente entregados por mí y los tres seguían su proceso normal de impresión, pero la Editorial consideró forzoso interrumpir la salida de la revista en aquel N° 13, último publicado en consecuencia.

En cambio, los tres tomos encuadernados, de cuatro números cada uno, con índices especiales (de secciones, autores, sistemático de materias y de notas y temas) están ya en circulación.

Quedan en el archivo de la Editorial los artículos ya liquidados que no lleguen a publicarse y me veo en la necesidad de devolver aquéllos no solicitados expresamente que en estos días me han sido enviados. A los autores de unos y otros agradezco su gentileza y su confianza y además, desde ahora, una última colaboración: que me hagan saber su juicio y su experiencia, tanto con respecto a la revista misma, como al grado de difusión alcanzado en los respectivos ambientes.

Reiterando mi gratitud por las muchas muestras de consideración y de estímulo recibidas, hago propicia la oportunidad para saludar a Ud. con la más cordial estima.

 

 Augusto Raúl Cortázar

Director Literario 

Ultima página Sel Folk 13

Última página de Selecciones Folklóricas Nº13.

Selecciones Folklóricas TAPA chucaleznawordpresscom

Tapa del Nº 13 de Selecciones Folklóricas (Ed. Códex, Sept. 1966, Buenos Aires) – Director literario Augusto R. Cortazar. Foto: Rodolfo Merlino

 

Niños Pintores de Chucalezna por Jorge A. Mendoza

“Cualquier creación artística es hija de su tiempo y, la mayoría de las veces, la madre de nuestros sentimientos.”

Wassily Kandinsky

NIÑOS PINTORES DE CHUCALEZNA

por Jorge Augusto Mendoza

img134

Alumna del Taller de Chucalezna, realizando sus dibujos sobre papel afiche montado sobre una de las paredes de adobe del Taller. Foto Lorenzo Kelly (1959)

“A 120 km. al norte de San Salvador de Jujuy, con la presencia del cerro Yacorayte, ya en el departamento de Humahuaca, un caserío diseminado a lo largo de ambas márgenes del río: Chucalezna.

Su característica geográfica, a una altura de 3.000 m. sobre el nivel del mar, presenta el típico paisaje montañoso, árido. El río Grande recorre la quebrada, en cuya angosta faja de tierra utilizable, las familias, que no llegan a treinta, se dedican a la agricultura y ganadería en pequeña escala. El pastoreo de rebaños caprinos lo realizan en lo alto de las montañas. Llevan, por lo tanto, una sufrida vida de pastores y labradores que deben acondicionarse a la rigurosidad del clima que no ofrece óptimas condiciones para su desarrollo, imponiéndoles una lucha permanente por la subsistencia.

Se distinguen en la zona, fundamentalmente, dos aspectos que están relacionados con el clima: el verano, época de siembra y cultivo de plantas como maíz, trigo, papas, habas, frutales. Es cuando sus habitantes gozan de los productos frescos que les ofrece la tierra madre. El invierno, por otro lado, constituye una transformación de la vida. Los campos abandonados nos dan a entender que las familias han emigrado en busca de mejores posibilidades económicas, por ej.: la zafra azucarera. Todo el esplendor veraniego caduca, la zona es un triste paisaje de pardos y ocres. El verde ya no existe, la vida entra en un letargo invernal.

Existen, cotidianamente, problemas muy serios que afectan a la economía de la familia, como por ej. la falta de agua para el riego de sus pequeñas plantaciones, la venta de sus cosechas a bajos precios, las heladas tardías que destruyen las plantaciones e impiden una nueva siembra, falta de medios para el traslado de sus cosechas a un centro urbano, atraso técnico para el trabajo del campo, etc.

En lo que respecta a la vida, todavía conservan su atavismo aborigen. Como desde hace tiempo no se ha introducido nada que pueda cambiar o alterar el aspecto de las cosas, la vida, esencialmente, se desarrolla con menos posibilidades que en la antigüedad, pues la práctica de las artesanías ha dejado de ser importante y se va perdiendo día a día.

La zona no goza de ningún privilegio urbano, sólo existe la escuelita rural que cumple una verdadera misión humana: educar a los niños y solucionar cualquier tipo de problema que los habitantes llevan al maestro como única posibilidad de consulta. Es, por lo tanto, el centro cultural, corazón vivido y palpitante. Allí acuden niños desde lugares muy lejanos, que con grandes sacrificios se realizan: desde la escritura temblorosa hasta la expresión por medio de la forma y el color, en la creación de sus imágenes plásticas.

Hablamos de la Escuela Nacional Nº 112, cuya directora, Nicolasa N. de Mendoza, tuvo la maravillosa iniciativa de la creación de un taller de dibujo y pintura. Comenzó a funcionar a mediados del año 1959 bajo la dirección del profesor Jorge A. Mendoza.

Desde entonces, los niños tuvieron un nuevo tipo de experiencias, que es el hacer plástico. Se dedicaron a la pintura, infundiendo en el taller actividad y crecimiento. Después de tres años de trabajo se vieron pinturas en salas de exposiciones de Buenos Aires, Mar del Plata, La Rioja, Salta y Jujuy.

La expresión plástica de este taller proporciona las condiciones y medios para lograr un valioso aporte cultural, máxime si la comunidad responde ampliamente a estas exigencias que se dan en sus antepasados, tejedores y alfareros, cuya cultura ya es conocida por las investigaciones arqueológicas.

Si por las actuales condiciones sociales la gente .del lugar se ve impedida de realizar sus expresiones culturales a través de las artesanías, el taller facilitó la vuelta a estas actividades que hasta el momento habían permanecido relegadas, no por carecer en sí de interés, sino por factores económicos y la falta de orientación estética adecuada.

Concurren al taller casi la totalidad de los niños que van a la escuela primaria y responden a las manifestaciones plásticas en otra medida que el escolar de centros urbanos, pues en su vida cotidiana están al margen de influencias que distorsionarían sus imágenes, como la televisión, la radio, las revistas, la publicidad, etc. Por lo tanto, las artes plásticas constituyen el medio de expresión que les da posibilidades de volcar lo más íntimo de su ser. Lo hacen en forma primitiva, pura, de gran expresividad.

Se vuelcan a la pintura con mayor interés que a un mero juego de colores; pintar, para ellos, significa interpretar a su modo la naturaleza. Todos los elementos que van realizando los sienten como propia realidad: pintan la montaña que conocen, que recorrieron mil veces, a la que confiaron su sueño. Pintan plantaciones que ellos mismos sembraron, dejando caer la simiente de sus propias manos. Escenas de la vida diaria, en las cuales son actores. Todo se transforma, en su expresión a la medida de sus percepciones, de su visión de niños y con imágenes propias de niños, pero con responsabilidad de adultos.

Mientras pintan dejan volar su fantasía, manejan el color con amplia libertad y seguro contenido. Trabajan, desde cubrir las grandes zonas del cuadro hasta la minuciosidad del motivo, con un verdadero amor hacia la pintura, por ende hacia su propia vida expresada en ella.

Manejar con destreza todas las calidades que les ofrece el material: la tempera… Expresar superficies aguadas, de colores transparentes, como también empastes y texturas de mucha materia, interpretadas con la profunda sensibilidad de una herencia aborigen: gusto por la exaltación del color encerrado en una forma plena.

Consiguen en sus trabajos el espacio, no a través de perspectiva óptica o agrisamiento del color, sino por superposición de planos cerrados, que nos da una atmósfera transparente y de mucho colorido.

Otro hallazgo es la correcta interpretación en la proporcionalidad de los elementos. En todos los cuadros no escapa la sensación del monumental paisaje montañoso y la relación con diminutas figuras humanas, animales o casas. Es siempre primero la montaña, luego la vida intrascendente en ella.

Todas las pinturas, además, nos dan un mensaje: cada una de ellas es un instante mismo de la vida. Para el que sepa verlo, cada trabajo será, indefectiblemente, una obra de arte ante sus ojos.” 

© Jorge A. Mendoza

Jorge Mendoza y autor de Adan y Eva en el paraíso LK

Prof. Jorge Mendoza y alumno del Taller. En el fondo, una obra muy destacada, “Adán y Eva en el Paraíso”, cuyo destino se desconoce. Foto: Lorenzo Kelly (1959).

Por favor, en caso de tomar información de esta página, tenga a bien citar la fuente original. Esta información se publica para hacer una sincera difusión del patrimonio cultural, NO para rellenar un espacio ni para obtener un lucro. Muchas gracias. V.M.

© veromendo

Más sobre este tema:

Niños Pintores de Chucalezna en Selecciones Folklóricas Nº 13 (1966).

SELECCIONES FOLKLÓRICAS cumple una función útil, digna y de trascendencia para el conocimiento integral, la orientación teórica y la apreciación accesible y amena de nuestro folklore, elemento esencial de la conciencia argentina”

Augusto Raúl Cortázar

***

 Selecciones Folklóricas TAPA chucaleznawordpresscomArtículo JAM 1

Tapa de SELECCIONES FOLKLÓRICAS Nº13 (Foto: Rodolfo Merlino), y primera página del artículo del Prof. Jorge A. Mendoza.

* * *

En el año 1966 el Prof. Jorge Mendoza fue invitado a participar en SELECCIONES FOLKLÓRICAS a través de la publicación de una nota de su autoría, relacionada con su quehacer en el Taller de Chucalezna, en la Quebrada de Humahuaca (Provincia de Jujuy).

SELECCIONES FOLKLÓRICAS fue una meritoria publicación durante los años ’65 y ’66, que reunía temas de la cultura relacionados con las tradiciones folklóricas de Argentina, que por lo general no encuentran un espacio representativo para su difusión. La dirección literaria de tan original colección, estuvo a cargo del Prof. Augusto Raúl Cortazar. Asimismo, y como quedará de manifiesto en una próxima entrada de este Blog, la publicación de SELECCIONES FOLKLÓRICAS fue abruptamente discontinuada por motivos ajenos al prestigioso académico.

Niños Pintores de Chucalezna”, fue publicado en SELECCIONES FOLKLÓRICAS (Buenos Aires, Códex, 1966) en el que definitivamente constituyó el último número de la mencionada colección. En dicha nota, el Prof. Jorge A. Mendoza describe de la forma más acabada las actividades del Taller de Chucalezna bajo su dirección, y el contexto en el que el mismo se inició, desarrolló y creció. Considero que este artículo es un pilar para la interpretación de las maravillosas obras realizadas por aquellos niños, a través de la comprensión de su realidad, como así también para dar verdadera dimensión al significado de esta experiencia para la comunidad de Chucalezna.

El artículo está ilustrado con fotografías del reconocido cineasta rionegrino Lorenzo Kelly, realizadas en el marco de la filmación del documental “Chucalezna” (1959), dirigido por el documentalista Jorge Prelorán.

© veromendo, 2014.

Selecciones Folklóricas  INDICE chucaleznawordpresscom

Índice de SELECCIONES FOLKLÓRICAS Nº 13 (Buenos Aires, Códex, 1966). Digitalización: veromendo 2014.

Imagenes Art JAM Kelly

Algunas de las imágenes que acompañaron al artículo. Fotos originales de Don Lorenzo Kelly.

 

Por favor, en caso de tomar información de esta página, tenga a bien citar la fuente original. Esta información se publica para hacer una sincera difusión del patrimonio cultural, NO para rellenar un espacio ni para obtener un lucro. Muchas gracias. V.M.

© veromendo