Laburando

Encontré esta foto.

En realidad es un contacto, de revelado casero seguramente…

esculpiendo ChWPcom

El Prof. Jorge A. Mendoza trabajando en un bajorrelieve, en Jujuy. Década del ’60 se estima. Foto-contacto: colección Jorge Mendoza.

Me encanta.

Se lo ve a mi viejo muy joven, en su actividad primigenia: esculpiendo.

Son pocas estas fotos. Por un lado, aquellos eran tiempos “no digitales“, sin “Instagram” ni  “Flickr“. No se acostumbraba a documentar el minuto-a-minuto, ni los momentos menos trascendentales de una actividad como la escultura. Quizás sí, de la inauguración de la obra una vez terminada, con más probabilidades si el autor era un artista consagrado.

En Jujuy, mi padre desarrolló por corto tiempo su profesión de escultor. Hay pocas obras de su autoría, aunque por una de ellas ganó el Premio “Mención” del 51º Salón Nacional de Artes Plásticas. Además  trabajó arduamente en varios proyectos escultóricos de Nicasio Fernández Mar, escultor y profesor muy reconocido en la provincia de Jujuy, con numerosas obras en paseos y lugares públicos (*).

Más allá de esto, rápidamente la actividad docente le ganó la vida. No creo que haya postergado su pasión por la escultura sino que, más bien, encauzó sus energías hacia el proyecto que se había iniciado tímidamente con el Taller de Niños de Chucalezna y que luego derivó en un propósito mucho más ambicioso: generar un taller cooperativo, donde niños y también adultos desarrollaran sus habilidades artísticas realizando artesanías populares, imaginería y telar, con una visión bien local de la Quebrada, lejos de las influencias de diseños incaicos masificados que muchas veces estaban -y continúan- presentes en las artesanías que se ofrecen en los mercados de la Quebrada. Pero su aspiración iba aún más allá. Formar una cooperativa agraria era de su máximo interés, para fortalecer lazos entre los habitantes de la zona, darse a conocer al mundo y lograr concretar objetivos a largo plazo, de forma unida y sustentable.

Pronto volveré a hablar de este proyecto, innovador para la época, que quedó trunco por su prematura muerte.

Porque hoy…

Hoy es sólo su imagen,  enérgica,  en escala de grises,  haciendo lo que amaba:

laburar.      *

*

© veromendo

Más sobre el Prof. Jorge A. Mendoza:

(*) Actualmente una sala del Museo Municipal de Bellas Artes “Jorge A. Mendoza, lleva el nombre “Profesor Nicasio Fernández Mar“. Allí pueden encontrarse algunas de sus esculturas y bocetos.

Anuncios

Septiembre en el Calendario 1981

En 1981 el  Gobierno de la Provincia de Jujuy editó un calendario donde cada mes se ilustra con una obra de alumnos de  Taller de Chucalezna bajo de dirección del Profesor Jorge Augusto Mendoza. En entradas anteriores ya fui publicando algunas de las páginas del almanaque.

Piedras de Bilana” es el título del trabajo que ilustra el mes de Septiembre y su autor es Zoilo Gaspar, quien lo realizó a la edad de 12 años.

Sept-1981-Zoilo Gaspar ChWP

Piedras de Bilana“. Obra realizada por el niño Zoilo Gaspar, alumno del Taller de Chucalezna, bajo la dirección del Prof. Jorge A. Mendoza.

Dado que ni el título de la obra ni el paisaje en él plasmado me resultaban familiares, hice una pequeña búsqueda de información. Para ello tuve en cuenta aquello que varias veces había escuchado a través de relatos familiares: ocasionalmente los niños que asistían al Taller como alumnos debían trasladarse a otra zona para visitar a familiares (por ejemplo los abuelos) o por motivos laborales de sus padres. Luego, al retomar la escuela traían las imágenes que les habían impresionado durante su recorrido y las plasmaban en el papel.

En este caso, la obra de Zoilo muestra una magnífica imagen donde se aprecian picos aparentemente muy altos y también aves tan peculiares anidando en ellas. Así que al imaginarme dónde podía encontrarse un paisaje así, vino a mi mente la Puna, donde se halla una gran cantidad de lagunas y lagunillas de altura en el impresionante entorno de los Andes. Una de ellas es la Laguna de Vilama, al pie del volcán homónimo. Su nombre guarda relación con el título, por parecerse al “Bilana” en el mismo… Tal vez el niño desconocía el nombre exacto y lo repitió como lo percibía su oído… Quizás entendió mal el adulto que tuvo que escribir el nombre del cuadro…También hay nombres de lugares que se van deformando con el correr del tiempo. Y otra posibilidad, que daría muestra de originalidad y libertad artística del niño-autor es que sea un nombre “inventado” por él!…

Sin embargo, estas conjeturas me dieron el pie para comentar acerca de esta particular laguna en una próxima entrada de Chucalezna.

© veromendo

SETIEMBRE Zoilo Gaspar Almanaque ChWP

Ilustración del mes de Septiembre en el Calendario 1981, editado por el Gobierno de la Provincia de Jujuy. “Piedras de Bilana”. Obra realizada por el niño Zoilo Gaspar, alumno del Taller de Chucalezna.

Por favor, en caso de tomar información de esta página, tenga a bien citar la fuente original, nombre de los niños autores de las obras y toda información relacionada con el Taller. En consideración de la verdadera importancia que tiene nuestro patrimonio cultural, esta información debe utilizarse para hacer una verdadera y sincera difusión, sin fines de lucro.

Gracias.

Por su mejor calidad, la imagen superior fue tomada de Cuadernos Franciscanos (San Ramón de la Nueva Orán, Salta, Argentina). Suplemento de “Voz seráfica”, publicación de los Padres Misioneros de la Provincia Romana en la Delegación de Salta, año 1960 aproximadamente. Digitalización: veromendo

Abra de Yacoraite

Abra Yacoraite-

Pequeña y antigua postal deAbra de Yacoraite“, Jujuy (sin más datos).

Hace poco incorporé a mi colección, esta antigua postal que dice corresponder al “Abra de Yacoraite“. Creí, en principio que se trataba de una imagen inédita de la Quebrada de Yacoraite. Sin embargo, analizando con minuciosidad la geografía de la zona, pude observar que tras rodear al cerro homónimo, dicha quebrada queda encajonada entre los cordones montañosos laterales muy cercanos entre sí, definiendo además curvas y contracurvas, que no se corresponden con la amplia dimensión que muestra la imagen. Por el contrario, en la postal el rasgo distintivo es justamente una zona de quebrada muy ancha, tomada desde un punto en lo alto (un cerro mirador). Esto me dio la idea de que podía tratarse de una vista de la Quebrada de Humahuaca, desde la zona de confluencia con la Quebrada de Yacoraite donde, precisamente, se encuentra un cerrito-antigal.

En 2012, de viaje por Jujuy y de visita por la Quebrada, decidimos hacer un improvisado ascenso a dicho cerrito que es de fácil acceso desde la RN9, al este del Yacoraite (ver mapa orientativo). A pesar de que no tiene una gran altura, la subida se vio obstaculizada por la presencia de gran cantidad de pencas (Opuntia sulphurea), plantas autóctonas cuyas espinas fácilmente atravesaban la suela de nuestras zapatillas, generando gran incomodidad y debiendo detenernos en varias ocasiones a extraer las espinas. Por otra parte, faltando pocos metros para llegar al tope, unas nubes que habíamos creído pasajeras, empezaron a descargarse en zonas cercanas, lo cual desalentó a continuar con la subida y, más bien, apuró la retirada. Sin embargo, entre las fotos que tomé en esa oportunidad encontré algunas que, si bien no reproducían de manera exacta el paisaje de la postal, tenían algún parecido por la amplitud y texturas del relieve en esa zona de la quebrada.

Bajando'elcerro VistaQdaNorte-

Quebrada de Humahuaca (hacia el Norte) desde la confluencia con Quebrada de Yacoraite. Foto: veromendo (2012).

Para tratar de probar mi hipótesis, de que la postal fue realizada en ese punto geográfico, comencé una búsqueda exhaustiva de imágenes en la web. Por estar tan accesible desde la ruta era muy probable que algún aventurero hubiera trepado a la cima del mismo cerro “mirador” y, con suerte, compartido sus fotos en alguna plataforma.

Y mi búsqueda fue exitosa, puesto que en Panoramio encontré que Mateo L. Clark había subido una foto tomada en ese preciso lugar!

mateolclark panoramio vista Qda Hum-Quebrada de Humahuaca (hacia el Sur)-  Foto: Mateo L. ClarkPanoramio (23°22’27.50″ S, 65°20’13.17″ W)

En la imagen de Clark, algunos cardones jóvenes han reemplazado a aquellos añosos de la postal y se pueden encontrar algunas pequeñas diferencias en la topografía dado que en la Quebrada el viento y el agua tienen una acción transformadora del paisaje. Pero sigue siendo la misma bella panorámica de la Quebrada de Humahuaca, en la confluencia con la Quebrada de Yacoraite, mostrando una de sus zonas más anchas.

El diferente enfoque de nuestras fotografías puede deducirse de la posición relativa entre el río Grande y la RN 9: Mateo, al igual que la postal antigua, tomó la panorámica hacia el sur mientras que yo tomé la visual en dirección norte.

© veromendo

Mapa Google-

Ubicación del cerro, donde se tomaron las fotografías presentadas en esta Entrada. Mapa base: Google earth.

Si alguna vez visitan la Quebrada este ascenso es muy interesante y relativamente fácil de hacer, teniendo en cuenta algunas claves para el éxito:

  • Llevar calzado adecuado (suela gruesa, calzado de trekking, borcegos). Pantalón largo para minimizar lastimarse las pantorrillas con las espinas de las cactáceas.
  • Llevar sombrero y ponerse filtro solar en caso de tener piel sensible. Tratar de no subir en horas de intenso calor.
  • Llevar agua.
  • De ser posible ir con alguien de la zona pero si no, buscar el mejor sendero para el ascenso y lo más importante: para el descenso! El cerrito es muy pedregoso y se desmorona fácilmente. Estando arriba, es muy fácil desorientarse a riesgo de equivocar el camino y bajar derrapando entre espinas.
  • No ascender con posibilidades de lluvia inminente.
MateoLClark Panoramio Postal comp-

Comparando las dos vistas… (Izq.: imagen por Mateo L. Clark; der.: postal sin datos)

.

Cactáceas en la QHum 23 22 27-50S- 65 20 13-17W

Cardones y opuntias en la Quebrada de Humahuaca (23° 22′ 27.50″ S, 65° 20′ 13.17″ W). Foto veromendo (2012).

Agradecimientos:

Referencias:

Jujuy en primavera

Visitar Jujuy desde fines de agosto y durante septiembre puede ser una de las más ricas experiencias que puede vivir un viajero por el norte argentino. Durante el día las temperaturas son agradables, salvo que sople viento norte y eleve la temperatura diurna hasta superar, algunas veces, los 30ºC.

En la primavera jujeña todo reverdece y las flores comienzan a abrirse en los árboles. En la zona pedemontana y en los valles, por ejemplo, el visitante puede encontrarse con un increíble paisaje de lapachos rosados junto con los primeros ceibos en flor. Esta explosión de colores se brinda en especial en los departamentos San Pedro, Ledesma, El Carmen, San Antonio, Palpalá y Doctor Manuel Belgrano, donde se encuentra la ciudad de San Salvador de Jujuy. (1).

Caña de azucar y Lapacho Gabriel Pittelli Panoramio-Caña de azúcar y lapacho – Foto: Gabriel Pittelli

*

  • Lapacho en flor

Con el propósito de crear conciencia forestal y, considerando que entre los árboles de la flora autóctona el lapacho reunía simbolismos de fortaleza y belleza, esta especie fue primeramente declarada Árbol regional durante la gobernación de Jorge Villafañe (1952-1955). Luego, en 1988, mediante la Ley provincial N° 4383, la flor del lapacho rosado fue elegida Flor provincial de Jujuy y su día de celebración, el primero de septiembre (2).

El lapacho de flores rosadas (Handroanthus impetiginosus) es un árbol nativo que pertenece a la familia botánica Bignoniaceae nativo de Jujuy, Salta, Tucumán y otras provincias del norte argentino (3). En Jujuy puede encontrarse también, aunque más raramente, una variedad de flor blanca que se debe a una alteración natural genética de la rosada (4). Otra especie propia de las selvas serranas de Jujuy y Salta es el lapacho de flor amarilla (Tabebuia lapacho) y su época de floración coincide con la especie nativa rosada (5). Asimismo, gran diversidad de especies del mismo género se encuentra en la zona subtropical y tropical de toda Sudamérica (6).

Edgardo Avila Singh - Lapachos en Flor Ruta 34 Ledesma - Jujuy - Argentina- Lapachos en flor por Ruta 34 (Ledesma) – Foto: Edgardo Avila Singh

**

  • Ciencia y lapacho

En Argentina, los pueblos originarios ya utilizaban la decocción de corteza de lapacho desde tiempos antiguos, como medicina para curar diversas afecciones. Historiadores hacen referencia al tratamiento de enfermedades bacterianas de la piel (como en el caso del impétigo, por el cual recibió su nombre botánico).

Justamente revalorizando su empleo en la medicina popular, en las últimas décadas resurgió el interés en esta especie vegetal. Así se determinó que los extractos obtenidos del aserrín de entrecorteza del árbol, de compleja composición química, poseen propiedades antitumorales, antiinfecciosas y antiinflamatorias. Inclusive, mostraron propiedades antiparasitarias sobre Trypanosoma cruzi, agente etiológico de la enfermedad de Chagas. Por lo tanto, era necesario identificar a estos compuestos y relacionarlos con las propiedades curativas (7).

El primer compuesto había sido aislado en 1858, recibiendo el nombre de “lapachol”. En la década de 1960 se reencauzaron las investigaciones para determinar propiedades como antitumorales de otros componentes activos aislados de su corteza. En Argentina, las especies de lapacho autóctonas fueron estudiadas por Teodoro Meyer, profesor de botánica en las Universidades de Córdoba y de Tucumán. Su trabajo se conserva en el Instituto Miguel Lillo, en San Miguel de Tucumán. (5, 8).

Hoy en día, se sigue profundizando el estudio de las propiedades fitoterapéuticas de los compuestos aislados o derivados del lapacho, para su aplicación medicinal en todo el mundo. En Argentina se desarrollan varios proyectos liderados por destacados investigadores en la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires, cuyo objetivo es encontrar nuevas estructuras que posean actividad, por ejemplo, para inhibir el crecimiento de células cancerosas (9).

Por otra parte, aún hoy algunas comunidades utilizan el cocimiento o infusión de aserrín de lapacho para obtener un colorante que se emplea para teñir telas de manera artesanal. Asimismo, el lapacho rosado es muy valorado por su madera dura aunque actualmente es una especie protegida (4, 7).

Flor de Lapacho TodoJujuy-comFlor de lapacho – Foto: TodoJujuy.com

  • El lapacho en las aulas

Tanta información inspiró a un grupo de docentes y estudiantes de escuelas de nivel primario y secundario de Jujuy, para realizar su propio proyecto de investigación. Durante tres años estudiaron las propiedades de los compuestos obtenidos a partir de lapacho rosado y las aplicaron en la fabricación de cremas y jabones. Comprobaron sus propiedades regenerativas y antibacteriales y, además, realizaron tareas de divulgación y plantaron lapachos en los predios escolares, para promover la idea del cuidado y de reforestación de esta especie nativa (4). ¡Una gran iniciativa!

© veromendo ***

  • Referencias

(1) Fundación ProYungas; Malizia, L. R.; Rata, Y. R.; Molina Navarro, C. Guía de áreas protegidas –Provincia de Jujuy. Ediciones del Subtrópico – Fundación ProYungas, 2010, p. 109.

(2) TodoJujuy.com –  Hoy es el día de la Flor Provincial (1/Sept/2014)

(3) Sobre lapacho rosado: Sistema de Información de Biodiversidad (sib.gov.ar).

(4) Notinor.com – En su día conocemos los beneficios del Lapacho Rosado (1/Sept/2014)

(5) Sobre lapacho amarillo: Asociación Bosque Modelo Jujuy (bmj.org.ar);

  Sistema de Información de Biodiversidad (Handroanthus lapacho); The Plant List (2013). Version 1.1. http://www.theplantlist.org Tabebuia lapacho.

(6) Sobre Handroantus y sus especies: Grandtner, M.M.; Chevrette, J. Dictionary of Trees, Volume 2: South America: Nomenclature, Taxonomy and Ecology, Academic Press, 2013,p. 289-291.

(7) Alonso, J. R.  Revista de Fitoterapia 2000; 1 (2): 107-117 y referencias allí citadas.

(8) Sobre el Prof. Teodoro Meyer: Zaia, D. G. Naturaleza & Naturalistas en Tucumán. 1º ed. San Miguel de Tucumán: el autor, 2012.

(9) Sobre investigación en compuestos de lapacho en la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales (Universidad de Buenos Aires): “Extractos de Lapacho” por Patricia Olivella en http://nexciencia.exactas.uba.ar/lapacho-quinonas-naturales-lapachona-sintesis-tripanosoma-cruzi-rosana-misico

****

  •  Agradecimientos

A Alberto Ronzoni por su generosa colaboración y sugerencias realizadas.

A Gabriel Pittelli por su foto “Caña de azúcar y lapacho“, desde Panoramio.

A Edgardo Avila Singh por su foto “Lapachos en flor por Ruta 34 – Ledesma – Jujuy”, desde Panoramio.

A TodoJujuy.com desde donde se tomó la tercera foto de las flores de lapacho.

Todas refieren a sus sitios originales dando click en la leyenda de cada foto.

*****

English abstract – Jujuy in spring

Visiting Jujuy from late August to September can be one of the most amazing experiences that a traveler can go through. Daytime temperatures are pleasant and when viento Norte (North wind) blows the temperature can rise over 30 ºC, during daytime. By that time of the year, all about foothills and valleys the pink lapachos (Handroanthus impetiginosus) along with the first ceibos (Erytrina crista galli) burst into bloom. Visitors will also find amazing sceneries all over San Salvador de Jujuy city as well as Valleys and Yunga zones (1).

Among the native flora, Lapacho is considered an emblematic tree due to its strength and beauty. So, in order to promote environmental awareness, this species was declared “Regional tree” on Jorge Villafañe governor’s iniciative, during the ’50. Later, in 1988 the pink flowered Lapacho was declared Flor Provincial de Jujuy (Jujuy’s Emblematic Flower) and September the first, its celebratory day (2).

Pink lapacho is a native tree which belongs to the Bignoniaceae botanical family and that is endemic in the northern argentinean provinces (3). In Jujuy can also be found, though more rarely, a white flowered variety which derived from the pink one due to a natural genetic mutation (4). Tabebuia lapacho is a yellow flowered species present in Jujuy and Salta’s mountain forests and its flowering season overlaps with the pink native one (5). Furthermore, most species of this genus are distributed all over South America’s tropical and subtropical zones (6).

© veromendo for chucalezna.wordpress.com