Delicada y feroz

“¡Ya pueden venir los tigres con sus garras!”
El Principito, Antoine de Saint-Exupéry

Argemone mexicana, comúnmente llamada cardo santo, es una planta nativa presente desde el sur de Estados Unidos y México hasta Argentina. Se la encuentra en rastrojos, campos de pastoreo, orillas de caminos, baldíos, terraplenes de ferrocarril, por lo general prefiriendo suelos fértiles y asoleados. Los delicados pétalos de su flor, en la gama del amarillo, tiemblan ante una suave brisa y contrastan con sus hojas glaucas y espinosas. Pertenece a la familia de las Papaveráceas.

Dentro de esta especie, las variedades mexicana y ochroleuca son las que se encuentran en Argentina y, en particular, en la provincia de Jujuy. De manera equivalente se ha utilizado el nombre Argemone mexicana var. ochroleucaArgemone subfusiformis, para la especie presente en América del Sur.

argemone santibañez

Cardo santo a la vera de la Av. Santibañez, en San Salvador de Jujuy (veromendo, nov. 2015)

Popularmente esta especie es utilizada con fines medicinales a partir de ejemplares silvestres y también como ornamental, cultivándose en jardines y cercos vivos donde es muy útil como atractora de polinizadores. Como medicinal, el empleo de sus hojas, tallos tiernos, flores y raíces debe hacerse con gran cuidado puesto que los principios activos presentes –saponinas, berberina y protropina, entre otros– son tóxicos en altas dosis. Cabe aclarar que esta especie no se halla inscripta en la Farmacopea Nacional Argentina.

Sin embargo, esa toxicidad ha sido aprovechada con éxito, aplicando los extractos alcohólicos obtenidos de hojas de Argemone subfusiformis para el control de larvas de Aedes aegypti, el mosquito transmisor del dengue, entre otras enfermedades.

Referencias

 

 

Tilcara 1984

Tomas realizadas en Tilcara y Maimará a principios de los ’80, utilizando una cámara automática muy básica, con visor directo y cartucho 126, que generaba estas fotos cuadraditas. Creo que era una Kodak y fue mi primer cámara.

Maimará 1984 veromendo

Maimará y su cementerio desde RN9 (veromendo, 1984)

 No son grandes fotos, pero fueron las primeras en Jujuy.

tauro matic 1c

Kodak TAURO Matic !

 

 

Pasado, presente, futuro…

pasado presente futuro

Cardones en el Pucara de Tilcara (veromendo 2005)

.

.

Entradas relacionadas:

Cardonales en https://chucalezna.wordpress.com/2013/10/24/cardonales/

Referencias:

Sistema de Información de Biodiversidad en http://www.sib.gov.ar/ficha/PLANTAE*Trichocereus*atacamensis

.

Lecturas para el viajero curioso

Al recorrer la Quebrada de Humahuaca se disfrutan a pleno los maravillosos colores de sus cerros, su sol, el clásico “vientito” quebradeño, sus arcoiris luego de la lluvia, el encanto de sus pueblos, cultura y su gente. Todo penetra por los poros y suele hacer que el viajero sienta explotar sus emociones, generando la necesidad de volver al Norte aún cuando no se ha ido de allí.

Sin embargo pocos pueden leer en el paisaje quebradeño su historia geológica y el porqué de esos “sorprendentes colores”. O la causa de esas “caprichosas formas” y de esa vegetación que cambia rotundamente, si se está de un lado o del otro de una sierra. O si en algún tiempo muy lejano “la Quebrada de Huamahuaca fue el fondo de un mar”.

En busca de respuestas a estas cuestiones, hace un tiempo, llegué a un artículo del doctor en geología Ricardo Alonso publicado en el diario El Tribuno de Salta. Investigador, dueño de un impresionante curriculum, Alonso es además autor de innumerables publicaciones de divulgación científica y de varios libros editados por la editorial salteña Mundo Gráfico.

Así fue que en mi último viaje a San Salvador pude adquirir algunos de sus libros y los devoré en un par de noches de lectura. Cuando por fin partí hacia la Quebrada de Humahuaca, esas lecturas habían preparado el terreno para disfrutar y redescubrir aquellos queridos y bellos paisajes.

Libros-alonso1

 

Ansío además, volver pronto a visitar los valles salteños para también llenar de contenido geológico sus maravillosos paisajes.

.

img212

Donde conseguir los libros:

 

Referencias

____

Readings for the northern roads: English abstract

When visiting the Quebrada de Humahuaca you can fully enjoy the wonderful colors of its mountains (“cerros”), its sun, its classical wind at the afternoon, its rainbows after the rain, the charm of the people and their rich culture. These attributes often makes travelers and turists wonder whether they could stay forever in this marvellous place.

But only a few people has been introduced to the geological development of the Quebrada, finding explanations to different matters, for instance: the presence of such amazing colors distributed apparently in a random way. Or the cause of those particular shaped mountains and why there are dramatic changes in the flora, on opposite sides of mountain ridges. And furthermore, if the Quebrada de Huamahuaca was once the bottom of an ancient sea.

Seeking answers to these questions, not while ago I bumped into an article by the geologist Ricardo Alonso, in El Tribuno de Salta newspaper. This distinguished scientific authored a number of popular science publications and several books. The latter published by Mundo Gráfico Editorial in Salta.

So it was that on my last visit to Jujuy I bought three of his publications which I’ve found so interesting and also very easy to read and comprehend. Eventually I started the trip to the Quebrada de Humahuaca and these readings had opened a gateway to enjoy and rediscover its beautiful landscapes, so dear to me.
I also look forward to go back to Salta valleys to fill their beautiful scenery with geological contents.

The books by Ricardo Alonso I’ve read and recommend are depicted in the photographs:

  • Geografía física del Norte Argentino (Salta y Jujuy). Ensayos sobre la geomorfología del paisaje andino. 1º Ed. Mundo Gráfico Salta Editorial. Salta, 2013.
  • Los Andes del Norte Argentino. Desde la elevación de las montañas a la génesis del paisaje. 1º Ed. Mundo Gráfico Salta Editorial. Salta, 2014.

They can be found at Jujuy and Salta’s book shops. (c) veromendo

Libros-alonso3

 

 

Ipomoea jujuyensis

Campanillas al costado de las vías del ferrocarril General Belgrano… Campanillas en baldíos y descampados… Campanillas en cualquier pedacito verde de Jujuy, tapizando alambrados y medianeras, en tonalidades asombrosas: azules, lilas, moradas, blancas…

Fascinada por la variedad de colores y su forma, recolectaba las flores en pequeños bouquets, ilusionada, en la creencia de que se podrían atesorar intactas. Sin embargo, ya a segundos de ser cortadas su pétalo perdía lozanía y empezaba a senescer, para terminar rápidamente marchitas y abandonado, el ramillete, antes de llegar a destino. Hoy que el ferrocarril no está y los espacios verdes se van reduciendo ya no son tan vistas en la ciudad. Se las encuentra, apenas de manera esporádica, en jardincillos asilvestrados donde se les permite crecer sin límites físicos y estéticos o a la vera de algún río, donde subsisten en islas de vegetación nativa junto con sauces llorones y también, basura.

 Foto superior izquierda: Ipomoea sp. en la costanera del río Chico (Av. H. Yrigoyen y Pte. Gorriti, 2015). Superior derecha: Ipomoea sp. sobre Av. Santibañez (cerca del puente Belgrano, 2015). Inferior: Ipomoea sp. en potrero de Yala (2005).

Nota: si bien el título se refiere a una variedad específica de campanilla, las fotos no necesariamente corresponden a la misma.

Referencias

Sistema de Información de Biodiversidad, para Ipomoea:

Laguna de Tesorero – Parte final en https://chucalezna.wordpress.com/2014/04/01/laguna-de-tesorero-parte-final-flora-fauna-algunas-fotos/

 

 

 

 

Terapia jujeña.

“Volveré Jujuy, una tarde de estas…”

Así empieza una muy conocida canción con letra de Alejandro Carrizo.

.

Este noviembre, llegué a Jujuy de mañana (¡emoción!). Me recibió una espesa capa de nubes en la zona del aeropuerto “El Cadillal” que, en forma de neblina, se desplazaba a ras del suelo. Durante el trayecto de 25 km aproximadamente, hasta la ciudad de San Salvador, el intenso verde de la vegetación después de una lluvia y el marrón oscuro de la tierra exaltaban el color lila de los tarcos a la vera de la ruta. Esto ya me hizo estremecer. El color celeste-violáceo de los jacarandás resulta difícil de captar con la cámara y su luminosidad sólo  perdura en toda su dimensión en mi recuerdo.

Puente Lavalle y tarco en día nublado BLOG

Día 1 (nublado): Jacarandá y Puente Lavalle, sobre el Xibi-Xibi.

Desde hace varios viajes, las nubes permanecen bajas impidiendo que la ciudad me muestre todo su esplendor de perfiles serranos. Este año, luego de cuatro días de lluvia o seminublados, el domingo amaneció absolutamente radiante regalándome toda la transición de verdes a azules y de azules a liláceos (otra vez el color lila…) de los cerros circundantes, que delimitan el Valle de Jujuy. El día domingo resulta fabuloso para hacer turismo: la ciudad está dormida y uno puede caminar a sus anchas por calles, avenidas ó angostas veredas, sin tropezar con los ríos de gente y el tránsito caótico de lunes a sábado. Camino miles de cuadras y no me canso ni temo -aunque voy atenta dado que enarbolo mi 35 mm colgada del cuello, pero nada raro se percibe-. San Salvador es una ciudad amigable, la gente mayor que me cruzo me saluda con un “Buen día…” que me hace sentir integrada. Cuando el sol roza el cenit se torna demoledor y vuelvo al barrio Gorriti, donde me esperan comida, confort y abrigo emocional que la tía Nelly y su casa me proporcionan. Elijo al voleo algún libro entre los numerosos que siempre encuentro a mano, leo un rato y luego duermo la siesta de los justos.

Rio Grande Puente BelgranoBlog

Día 5 (sol a pleno): Cadenas montañosas hacia el NO desde el Puente Gral. Belgrano, sobre el río Grande.

En Jujuy ya me siento pato en el agua, luego de ese par de días que necesito para acomodar mi barómetro a los 1200 msnm. Comer bien, siestear, caminar, inundar mi retina con paisajes constituyen mi terapia jujeña.

Ya en lunes, otro día diáfano, un poco más caluroso y con todo el movimiento propio del comienzo de semana me fagocita en su dinámica de ciudad de interior. Y no por ser del norte es una dinámica lenta, todo lo contrario, es como un inmenso hormiguero donde todo el mundo se dirige hacia algún lado con premura y desición. Disfruto de la combinación de este ritmo con el telón de fondo que más me gusta: todas las calles dan a cerros. Y eso me proporciona un descanso visual, el contraste entre el movimiento intenso y la permanencia. Saco algunas fotos, pensando justamente en ese concepto y en este Blog.

El martes debo partir hacia la Quebrada y ya me da pereza. Sintiéndome tan cómoda aquí, con un clima ideal -soñado-, con los paisajes de mi infancia, con mis referentes de cariño, cual oasis en la vida…

Sin embargo el martes muy temprano tomaré el Balut desde la nueva terminal de ómnibus, con destino a los 2900 msnm de Humahuaca -y unos poquitos menos en CHUCALEZNA- a ver qué me depara el destino por allí, esta vez.

 .

 

A mis afectos en Jujuy:S8304297a

 Nelly Ase y Leandro Álvarez Groppa

Delia Gómez Rubio y Raúl Chirimonti

Tita Riba

a mi sempiterna Victoria, con quien recorrimos Jujuy en 2012.

Ruta provincial 83: un mirador hacia las Yungas jujeñas.

En la provincia de Jujuy, las Yungas se encuentran en la ladera oriental de las sierras subandinas y de la precordillera de los Andes. Su presencia está asociada a estos cordones montañosos que interceptan los vientos húmedos y lluvias provenientes del océano Atlántico, generando un clima cálido y húmedo, con una estación seca en el invierno y la primavera. Las nubes cubren gran parte del año estas selvas, proveyendo la humedad necesaria para el desarrollo de su exuberante vegetación. Es por ello, que también se las conoce como selvas de montaña, nuboselva o, simplemente, “el monte”.

Yungas de Jujuy1Mapa Yungas Camara

La importancia de esta selva de montañas radica en que es uno de los ambientes con mayor biodiversidad de la Argentina. Siendo una estrecha franja, las Yungas ocupan casi 4 millones de hectáreas que se desarrollan entre los 400 y los 3.000 metros sobre el nivel del mar, en las provincias de Jujuy, Salta y Tucumán. Constituyen uno de los ambientes de mayor riqueza de especies y recursos naturales de nuestro país. En conjunto con la Selva Misionera, albergan alrededor del 50% de la biodiversidad de Argentina en tan sólo el 2% del territorio nacional. Dado que en los últimos 50 años, las actividades humanas han determinado su transformación y desaparición, en la actualidad, la conservación de las Yungas, se considera responsabilidad de todos los actores sociales involucrados en la dinámica social y económica de la región.

La época ideal para visitar esta zona es de marzo a diciembre, cuando las lluvias son escasas (estación seca). En años lluviosos, sólo es posible frecuentarlas hasta el mes de noviembre.

Ruta Escénica de la Yungas

Ruta escénica 1 chucalezna“La Ruta Escénica de las Yungas, corresponde al recorrido de la Ruta Provincial 83, en los Departamentos de Ledesma y Valle Grande. Comienza en el Parque Nacional Calilegua y pasa por las localidades de San Francisco, Pampichuela, Valle Grande hasta Valle Colorado. Recorre diversos pisos de vegetación altitudinales de las Yungas o selvas subtropicales de montaña (localmente conocidas como monte). En ellas se pueden apreciar, a medida que se va ascendiendo, la diversidad de vegetación, desde la Selva Pedemontana a 400 msnm, hasta el Bosque Montano que alcanza los 3000 msnm. Además, los distintos poblados son testigos de la rica historia de la aventura humana en la región.

La porción de Yungas que se recorre a través de esta ruta, representa una de las mayores reservas de biosfera de Argentina e involucra una superficie de 1.3 millones de hectáreas de las provincias de Jujuy y Salta. Para sus habitantes, las Yungas son una fuente de vida, ya que proveen agua para riego y bebida de sus habitantes y también para las industrias. Las Yungas están cubiertas de nubes gran parte del año y por ello se las denominan también “nuboselva” o “bosques nublados”.

Para acompañar el recorrido se puede solicitar al guardaparque, en la seccional Aguas Negras (ver mapa), un folleto interpretativo que complementa la cartelería instalada a lo largo de los 80 km de ruta.

El texto fue tomado del sitio web de Fundación ProYungas, donde se encuentra completísima información sobre esta región, que comprende varias provincias además de Jujuy. También se recomienda visitar el sitio de Reserva de Biósfera de las Yungas.

Yungas de Jujuy 2 chucalezna

Esquema altitudinal de vegetación y fauna en las Yungas.

Referencias