Perpetua Villa San Martín

 

Vº San Martín chucalezna

Vista de Vº San Martín hacia 1960 (por Jorge Mendoza)

 

Esta imagen me llena de nostalgia pues, tal como relaté en una Entrada anterior, durante mi infancia viví precisamente en una de las casas que se divisan en la foto, sobre la calle costanera. Hacia el año 1978, la Villa aún era considerada un barrio semi-marginal de San Salvador de Jujuy, de dudosa reputación, aunque nunca lo percibí así. Allí, la antigua casona que habitábamos tenía vista directa hacia el río Grande, con algún que otro sauce en la orilla y el coqueto barrio de Los Perales hacia el frente. Hacia el oeste, podía verse el cerro Azul, con su típico poncho de granizo en el invierno y en diciembre un gran árbol navideño que erigía la usina de Jujuy.

Pero la entrañable vista de la fotografía era aquella que, volviendo de alguna jornada extenuante de paseo por Los Perales, anticipaba que ya casi estábamos en casa.

Desde Los Perales 26-11-2007 por hraffag PANORAMIO

Vista de Vº San Martín desde Av. Mosconi -acceso a Los Perales- en 2007 (por hraffag, Panoramio)

Imágenes y referencias

Jujuy diáfano

 

“Pocas veces sucede que un cerro alto quede limpio de nubes […] se cuentan los días en que él está claramente visible”

Luis Brackebusch

Puente Lavalle con SOL-

Desde el nuevo puente “Juana Azurduy” que une las calles Otero y Urdininea (veromendo, 2015)

Noviembre de 2015. Un día cualquiera. 8 AM.

Colectivos, taxis, autos circulan y ya se amontonan en el icónico puente Lavalle. La ciudad va despertando y reedita sus habituales rutinas. Como telón de fondo, un límpido perfil de cerros graníticos se recorta sobre la bóveda azul-celeste, y los grises y verdes en el cauce del río Chico estallan en su esplendor.

A través de la lente me quedo observando una inocente nubecilla que irrumpe en el perfil de San Salvador de Jujuy. Imagino su evolución: en un rato ya habrá “emponchado” a los cerros altos. Así que me decido y doy “click“. Con tanta luminosidad no puedo ver en la pantallita como quedó la foto. Hago un par de tomas extra por las dudas, y también con la cámara de rollo. Intento continuar con mi camino pero me quedo embobada ahí, frente a esa imagen…

Hoy.

Cada tanto vuelvo a mirarla. Tiene cierta magia. Quizás sea que resume a la perfección los recuerdos del Jujuy de mi infancia cuando salir al mundo transcurría por default en un escenario con ese maravilloso paisaje de fondo, enaltecido por ese collar de cerros violeta…

Resulta increíble pero no tengo recuerdos de días nublados, todos los días eran así:

diáfanos.

Mi Jujuy, recuperado en formato digital.

Juy en espejo

Terapia jujeña.

“Volveré Jujuy, una tarde de estas…”

Así empieza una muy conocida canción con letra de Alejandro Carrizo.

.

Este noviembre, llegué a Jujuy de mañana (¡emoción!). Me recibió una espesa capa de nubes en la zona del aeropuerto “El Cadillal” que, en forma de neblina, se desplazaba a ras del suelo. Durante el trayecto de 25 km aproximadamente, hasta la ciudad de San Salvador, el intenso verde de la vegetación después de una lluvia y el marrón oscuro de la tierra exaltaban el color lila de los tarcos a la vera de la ruta. Esto ya me hizo estremecer. El color celeste-violáceo de los jacarandás resulta difícil de captar con la cámara y su luminosidad sólo  perdura en toda su dimensión en mi recuerdo.

Puente Lavalle y tarco en día nublado BLOG

Día 1 (nublado): Jacarandá y Puente Lavalle, sobre el Xibi-Xibi.

Desde hace varios viajes, las nubes permanecen bajas impidiendo que la ciudad me muestre todo su esplendor de perfiles serranos. Este año, luego de cuatro días de lluvia o seminublados, el domingo amaneció absolutamente radiante regalándome toda la transición de verdes a azules y de azules a liláceos (otra vez el color lila…) de los cerros circundantes, que delimitan el Valle de Jujuy. El día domingo resulta fabuloso para hacer turismo: la ciudad está dormida y uno puede caminar a sus anchas por calles, avenidas ó angostas veredas, sin tropezar con los ríos de gente y el tránsito caótico de lunes a sábado. Camino miles de cuadras y no me canso ni temo -aunque voy atenta dado que enarbolo mi 35 mm colgada del cuello, pero nada raro se percibe-. San Salvador es una ciudad amigable, la gente mayor que me cruzo me saluda con un “Buen día…” que me hace sentir integrada. Cuando el sol roza el cenit se torna demoledor y vuelvo al barrio Gorriti, donde me esperan comida, confort y abrigo emocional que la tía Nelly y su casa me proporcionan. Elijo al voleo algún libro entre los numerosos que siempre encuentro a mano, leo un rato y luego duermo la siesta de los justos.

Rio Grande Puente BelgranoBlog

Día 5 (sol a pleno): Cadenas montañosas hacia el NO desde el Puente Gral. Belgrano, sobre el río Grande.

En Jujuy ya me siento pato en el agua, luego de ese par de días que necesito para acomodar mi barómetro a los 1200 msnm. Comer bien, siestear, caminar, inundar mi retina con paisajes constituyen mi terapia jujeña.

Ya en lunes, otro día diáfano, un poco más caluroso y con todo el movimiento propio del comienzo de semana me fagocita en su dinámica de ciudad de interior. Y no por ser del norte es una dinámica lenta, todo lo contrario, es como un inmenso hormiguero donde todo el mundo se dirige hacia algún lado con premura y desición. Disfruto de la combinación de este ritmo con el telón de fondo que más me gusta: todas las calles dan a cerros. Y eso me proporciona un descanso visual, el contraste entre el movimiento intenso y la permanencia. Saco algunas fotos, pensando justamente en ese concepto y en este Blog.

El martes debo partir hacia la Quebrada y ya me da pereza. Sintiéndome tan cómoda aquí, con un clima ideal -soñado-, con los paisajes de mi infancia, con mis referentes de cariño, cual oasis en la vida…

Sin embargo el martes muy temprano tomaré el Balut desde la nueva terminal de ómnibus, con destino a los 2900 msnm de Humahuaca -y unos poquitos menos en CHUCALEZNA- a ver qué me depara el destino por allí, esta vez.

 .

 

A mis afectos en Jujuy:S8304297a

 Nelly Ase y Leandro Álvarez Groppa

Delia Gómez Rubio y Raúl Chirimonti

Tita Riba

a mi sempiterna Victoria, con quien recorrimos Jujuy en 2012.

Puentes 2

Entrada80 VM inuEntrada80 JAM &neko“Nacemos para vivir, por eso el capital más importante que tenemos es el tiempo. Es tan corto nuestro paso por este planeta que es una pésima idea no gozar cada paso y cada instante, con el favor de una mente que no tiene limites y un corazón que puede amar mucho más de lo que suponemos.”

Facundo Cabral

    Esta sección había sido pensada para presentar los puentes jujeños de hormigón o de metal, de todas las épocas, con diversos diseños, en uso o abandonados a su suerte, que comunican pueblos, regiones, que cruzan ríos y quebradas, que dan sentido a las rutas… Sin embargo, imprevistamente han surgido otros puentes que, desafiando el tiempo y el espacio, logran conexiones inesperadas. En esta Entrada, mi padre y yo, cada uno en su tiempo, posando con nuestras mascotas: gato y perro respectivamente…

*

Izquierda: veromendo & “Bijou” (octubre 1984).

Derecha: Jorge Mendoza & gatito (década del ’50, estimada).

Otra Entrada de Puenteshttps://chucalezna.wordpress.com/2013/10/26/puentes/