Jujuy en mapas: LEDESMA

*

LEDESMA refs

 

LEDESMA DPV

Mapa de Ledesma (Dirección Provincial de Vialidad, 2015)

Otros mapas:

Anuncios

Jujuy en mapas: Valle Grande

En Entradas sucesivas, continuaré poniendo a disposición de lxs lectorxs algunos mapas de la provincia de Jujuy y de sus regiones.

Luego de cuatro años de llevar adelante Chucalezna, he podido percibir una gran avidez por mapas, tanto para viajeros y turistas como con fines escolares.

He obtenido los más antiguos de viejas cartillas turísticas (se indicará la fecha estimada de publicación) mientras que otros han sido realizados artesanalmente con fines didácticos. Finalmente, los tan útiles de la DPV (Dirección Privincial de Vialidad) que en la actualidad no se encuentran disponibles en su WEB. De todos modos, siempre se recomienda chequear la cartografía a través de Google Maps o Google Earth, para corroborrar que los caminos sigan estando.

DPV Valle Grande refsValle Grande

Otros mapas:

Ruta provincial 83: un mirador hacia las Yungas jujeñas.

En la provincia de Jujuy, las Yungas se encuentran en la ladera oriental de las sierras subandinas y de la precordillera de los Andes. Su presencia está asociada a estos cordones montañosos que interceptan los vientos húmedos y lluvias provenientes del océano Atlántico, generando un clima cálido y húmedo, con una estación seca en el invierno y la primavera. Las nubes cubren gran parte del año estas selvas, proveyendo la humedad necesaria para el desarrollo de su exuberante vegetación. Es por ello, que también se las conoce como selvas de montaña, nuboselva o, simplemente, “el monte”.

Yungas de Jujuy1Mapa Yungas Camara

La importancia de esta selva de montañas radica en que es uno de los ambientes con mayor biodiversidad de la Argentina. Siendo una estrecha franja, las Yungas ocupan casi 4 millones de hectáreas que se desarrollan entre los 400 y los 3.000 metros sobre el nivel del mar, en las provincias de Jujuy, Salta y Tucumán. Constituyen uno de los ambientes de mayor riqueza de especies y recursos naturales de nuestro país. En conjunto con la Selva Misionera, albergan alrededor del 50% de la biodiversidad de Argentina en tan sólo el 2% del territorio nacional. Dado que en los últimos 50 años, las actividades humanas han determinado su transformación y desaparición, en la actualidad, la conservación de las Yungas, se considera responsabilidad de todos los actores sociales involucrados en la dinámica social y económica de la región.

La época ideal para visitar esta zona es de marzo a diciembre, cuando las lluvias son escasas (estación seca). En años lluviosos, sólo es posible frecuentarlas hasta el mes de noviembre.

Ruta Escénica de la Yungas

Ruta escénica 1 chucalezna“La Ruta Escénica de las Yungas, corresponde al recorrido de la Ruta Provincial 83, en los Departamentos de Ledesma y Valle Grande. Comienza en el Parque Nacional Calilegua y pasa por las localidades de San Francisco, Pampichuela, Valle Grande hasta Valle Colorado. Recorre diversos pisos de vegetación altitudinales de las Yungas o selvas subtropicales de montaña (localmente conocidas como monte). En ellas se pueden apreciar, a medida que se va ascendiendo, la diversidad de vegetación, desde la Selva Pedemontana a 400 msnm, hasta el Bosque Montano que alcanza los 3000 msnm. Además, los distintos poblados son testigos de la rica historia de la aventura humana en la región.

La porción de Yungas que se recorre a través de esta ruta, representa una de las mayores reservas de biosfera de Argentina e involucra una superficie de 1.3 millones de hectáreas de las provincias de Jujuy y Salta. Para sus habitantes, las Yungas son una fuente de vida, ya que proveen agua para riego y bebida de sus habitantes y también para las industrias. Las Yungas están cubiertas de nubes gran parte del año y por ello se las denominan también “nuboselva” o “bosques nublados”.

Para acompañar el recorrido se puede solicitar al guardaparque, en la seccional Aguas Negras (ver mapa), un folleto interpretativo que complementa la cartelería instalada a lo largo de los 80 km de ruta.

El texto fue tomado del sitio web de Fundación ProYungas, donde se encuentra completísima información sobre esta región, que comprende otras provincias además de Jujuy. También se recomienda visitar el sitio de Reserva de Biósfera de las Yungas.

Yungas de Jujuy 2 chucalezna

Esquema altitudinal de vegetación y fauna en las Yungas.

Referencias

Poesía en imágenes

ハカランダ紫ふいて日に揺らぐ。

椿仙人 (1940)

“El jacarandá

florece en violeta

y oscila con el sol.” (*)

ハカランダ por Néstor GroppaWP

Jacarandá en Jujuy, por Néstor Groppa (años ’90)

Jacaranda mimosifolia es una especie autóctona,  ampliamente distribuída en las provincias del NOA: Jujuy, Salta y Tucumán. En Buenos Aires, también se encuentra presente en plazas y formando parte del arbolado público de la ciudad. Se caracteriza por su floración violeta-azulada en los meses de octubre-noviembre (dependiendo de la latitud), y la caída de sus flores produce un delicado “efecto alfombra“.

Ilustra esta entrada una poética imagen del árbol en flor, en alguna de las tantas plazoletas de San Salvador de Jujuy. Esta foto fue tomada por el escritor Néstor Groppa, de quien la recibí como obsequio. Es una de mis fotografías favoritas y la atesoro por la belleza y melancolía que irradia.

Sin duda, poesía en  imágenes.

*

**

***

Referencias:

*

En caso de tomar información de esta página, se solicita citar la fuente original y nombre del autor de la fotografía. Esta información se publica para hacer una sincera difusión del patrimonio cultural de Jujuy, sin fines de lucro. Gracias.

Jujuy en primavera

Visitar Jujuy desde fines de agosto y durante septiembre puede ser una de las más ricas experiencias que puede vivir un viajero por el norte argentino. Durante el día las temperaturas son agradables, salvo que sople viento norte y eleve la temperatura diurna hasta superar, algunas veces, los 30ºC.

En la primavera jujeña todo reverdece y las flores comienzan a abrirse en los árboles. En la zona pedemontana y en los valles, por ejemplo, el visitante puede encontrarse con un increíble paisaje de lapachos rosados junto con los primeros ceibos en flor. Esta explosión de colores se brinda en especial en los departamentos San Pedro, Ledesma, El Carmen, San Antonio, Palpalá y Doctor Manuel Belgrano, donde se encuentra la ciudad de San Salvador de Jujuy. (1).

Caña de azucar y Lapacho Gabriel Pittelli Panoramio-Caña de azúcar y lapacho – Foto: Gabriel Pittelli

*

  • Lapacho en flor

Con el propósito de crear conciencia forestal y, considerando que entre los árboles de la flora autóctona el lapacho reunía simbolismos de fortaleza y belleza, esta especie fue primeramente declarada Árbol regional durante la gobernación de Jorge Villafañe (1952-1955). Luego, en 1988, mediante la Ley provincial N° 4383, la flor del lapacho rosado fue elegida Flor provincial de Jujuy y su día de celebración, el primero de septiembre (2).

El lapacho de flores rosadas (Handroanthus impetiginosus) es un árbol nativo que pertenece a la familia botánica Bignoniaceae nativo de Jujuy, Salta, Tucumán y otras provincias del norte argentino (3). En Jujuy puede encontrarse también, aunque más raramente, una variedad de flor blanca que se debe a una alteración natural genética de la rosada (4). Otra especie propia de las selvas serranas de Jujuy y Salta es el lapacho de flor amarilla (Tabebuia lapacho) y su época de floración coincide con la especie nativa rosada (5). Asimismo, gran diversidad de especies del mismo género se encuentra en la zona subtropical y tropical de toda Sudamérica (6).

Edgardo Avila Singh - Lapachos en Flor Ruta 34 Ledesma - Jujuy - Argentina- Lapachos en flor por Ruta 34 (Ledesma) – Foto: Edgardo Avila Singh

**

  • Ciencia y lapacho

En Argentina, los pueblos originarios ya utilizaban la decocción de corteza de lapacho desde tiempos antiguos, como medicina para curar diversas afecciones. Historiadores hacen referencia al tratamiento de enfermedades bacterianas de la piel (como en el caso del impétigo, por el cual recibió su nombre botánico).

Justamente revalorizando su empleo en la medicina popular, en las últimas décadas resurgió el interés en esta especie vegetal. Así se determinó que los extractos obtenidos del aserrín de entrecorteza del árbol, de compleja composición química, poseen propiedades antitumorales, antiinfecciosas y antiinflamatorias. Inclusive, mostraron propiedades antiparasitarias sobre Trypanosoma cruzi, agente etiológico de la enfermedad de Chagas. Por lo tanto, era necesario identificar a estos compuestos y relacionarlos con las propiedades curativas (7).

El primer compuesto había sido aislado en 1858, recibiendo el nombre de “lapachol”. En la década de 1960 se reencauzaron las investigaciones para determinar propiedades como antitumorales de otros componentes activos aislados de su corteza. En Argentina, las especies de lapacho autóctonas fueron estudiadas por Teodoro Meyer, profesor de botánica en las Universidades de Córdoba y de Tucumán. Su trabajo se conserva en el Instituto Miguel Lillo, en San Miguel de Tucumán. (5, 8).

Hoy en día, se sigue profundizando el estudio de las propiedades fitoterapéuticas de los compuestos aislados o derivados del lapacho, para su aplicación medicinal en todo el mundo. En Argentina se desarrollan varios proyectos liderados por destacados investigadores en la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires, cuyo objetivo es encontrar nuevas estructuras que posean actividad, por ejemplo, para inhibir el crecimiento de células cancerosas (9).

Por otra parte, aún hoy algunas comunidades utilizan el cocimiento o infusión de aserrín de lapacho para obtener un colorante que se emplea para teñir telas de manera artesanal. Asimismo, el lapacho rosado es muy valorado por su madera dura aunque actualmente es una especie protegida (4, 7).

Flor de Lapacho TodoJujuy-comFlor de lapacho – Foto: TodoJujuy.com

  • El lapacho en las aulas

Tanta información inspiró a un grupo de docentes y estudiantes de escuelas de nivel primario y secundario de Jujuy, para realizar su propio proyecto de investigación. Durante tres años estudiaron las propiedades de los compuestos obtenidos a partir de lapacho rosado y las aplicaron en la fabricación de cremas y jabones. Comprobaron sus propiedades regenerativas y antibacteriales y, además, realizaron tareas de divulgación y plantaron lapachos en los predios escolares, para promover la idea del cuidado y de reforestación de esta especie nativa (4). ¡Una gran iniciativa!

© veromendo ***

  • Referencias

(1) Fundación ProYungas; Malizia, L. R.; Rata, Y. R.; Molina Navarro, C. Guía de áreas protegidas –Provincia de Jujuy. Ediciones del Subtrópico – Fundación ProYungas, 2010, p. 109.

(2) TodoJujuy.com –  Hoy es el día de la Flor Provincial (1/Sept/2014)

(3) Sobre lapacho rosado: Sistema de Información de Biodiversidad (sib.gov.ar).

(4) Notinor.com – En su día conocemos los beneficios del Lapacho Rosado (1/Sept/2014)

(5) Sobre lapacho amarillo: Asociación Bosque Modelo Jujuy (bmj.org.ar);

  Sistema de Información de Biodiversidad (Handroanthus lapacho); The Plant List (2013). Version 1.1. http://www.theplantlist.org Tabebuia lapacho.

(6) Sobre Handroantus y sus especies: Grandtner, M.M.; Chevrette, J. Dictionary of Trees, Volume 2: South America: Nomenclature, Taxonomy and Ecology, Academic Press, 2013,p. 289-291.

(7) Alonso, J. R.  Revista de Fitoterapia 2000; 1 (2): 107-117 y referencias allí citadas.

(8) Sobre el Prof. Teodoro Meyer: Zaia, D. G. Naturaleza & Naturalistas en Tucumán. 1º ed. San Miguel de Tucumán: el autor, 2012.

(9) Sobre investigación en compuestos de lapacho en la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales (Universidad de Buenos Aires): “Extractos de Lapacho” por Patricia Olivella en http://nexciencia.exactas.uba.ar/lapacho-quinonas-naturales-lapachona-sintesis-tripanosoma-cruzi-rosana-misico

****

  •  Agradecimientos

A Alberto Ronzoni por su generosa colaboración y sugerencias realizadas.

A Gabriel Pittelli por su foto “Caña de azúcar y lapacho“, desde Panoramio.

A Edgardo Avila Singh por su foto “Lapachos en flor por Ruta 34 – Ledesma – Jujuy”, desde Panoramio.

A TodoJujuy.com desde donde se tomó la tercera foto de las flores de lapacho.

Todas refieren a sus sitios originales dando click en la leyenda de cada foto.

*****

English abstract – Jujuy in spring

Visiting Jujuy from late August to September can be one of the most amazing experiences that a traveler can go through. Daytime temperatures are pleasant and when viento Norte (North wind) blows the temperature can rise over 30 ºC, during daytime. By that time of the year, all about foothills and valleys the pink lapachos (Handroanthus impetiginosus) along with the first ceibos (Erytrina crista galli) burst into bloom. Visitors will also find amazing sceneries all over San Salvador de Jujuy city as well as Valleys and Yunga zones (1).

Among the native flora, Lapacho is considered an emblematic tree due to its strength and beauty. So, in order to promote environmental awareness, this species was declared “Regional tree” on Jorge Villafañe governor’s iniciative, during the ’50. Later, in 1988 the pink flowered Lapacho was declared Flor Provincial de Jujuy (Jujuy’s Emblematic Flower) and September the first, its celebratory day (2).

Pink lapacho is a native tree which belongs to the Bignoniaceae botanical family and that is endemic in the northern argentinean provinces (3). In Jujuy can also be found, though more rarely, a white flowered variety which derived from the pink one due to a natural genetic mutation (4). Tabebuia lapacho is a yellow flowered species present in Jujuy and Salta’s mountain forests and its flowering season overlaps with the pink native one (5). Furthermore, most species of this genus are distributed all over South America’s tropical and subtropical zones (6).

© veromendo for chucalezna.wordpress.com

Laguna de Tesorero – Parte II

Laguna de Tesorero – Parte II: “La jujeña que se apuna”.

 

Altura_ruta_9_jujuy

Alturas en metros sobre el nivel del mar (m.s.n.) en la Provincia de Jujuy. Fuente: DPV Jujuy.

Siendo jujeña de nacimiento, siempre cargué con la vergonzosa conflictiva de no poder visitar zonas de altura sin “apunarme” (*). Las travesías a la Quebrada pueden resultar muy inciertas si no me establezco por lo menos cinco días en San Salvador de Jujuy para mi aclimatación ó, de lo contrario, la llegada a Humahuaca o a cualquier sitio de altura va acompañada del fuerte dolor de cabeza y nauseas característicos. Esta problemática me hacía sentir que no era una “buena jujeña”. Sin embargo, no hace mucho tiempo me dieron una explicación totalmente empírica según la cual “mucha gente nacida en el Valle, se apuna al ir a la altura”, la cual elegí creer para así llevar cierta calma a mi espíritu.

Por este motivo, al realizar viajes cortos por Jujuy opté por empezar a recorrer la zona de Valles, con paisajes preciosos aunque menos difundidos.

Así quedó sembrada la semilla del viaje que voy a relatar.

Google maps Valles Ampliado jpg ChWPcom

Zona de Valles. Principales destinos turísticos en el Departamento Manuel Belgrano (Google mapsveromendo, “Síntesis Geografica de la Prov. de Jujuy” ,1976, Bernardo Farfán). Dar “click” sobre la imagen para ampliarla.

(*) Sobre “mal de altura” y sus “remedios” ver “CIANZO: el paraíso más allá de Hornocal” en https://chucalezna.wordpress.com/2018/04/18/cianzo-el-paraiso-mas-alla-del-hornocal/

Mapa Jujuy Vialidad Provincial

Mapa muy completo de la Provincia de Jujuy (Dirección Provincial de Vialidad de Jujuy , año 2015).

Chucalezna – La Cherenta

CLAUDIO SAMOS fue uno de los amigos más queridos de mi padre que siempre ha estado presente en las charlas familiares relacionadas con Jujuy y, también, con Chucalezna.

La Cherenta - Óleo sobre tela - 1996 (Catálogo de la exposición de Claudio Samos,

La Cherenta – Óleo sobre tela – 1996.
Del catálogo de la exposición de Claudio Samos “Cherenta y otros lugares” – Jujuy- 2007.

En mis archivos guardo una nota de 2008, donde el propio Claudio relata su experiencia de recién llegado en Jujuy, su amistad con mi padre y la creación del Taller de Chucalezna.

Aquí comparto un fragmento de dicha entrevista realizada por  El Ojo de la Tormenta “Digital” (*), en 2008.

En esta entrevista realizada a principios de enero en Jujuy, el pintor Claudio Samos, un enamorado de la selva jujeña y ‘de su vegetación que se come todo’, habla del arte en el pasado y en el presente, de sus motivaciones, de sus maestros, de la libertad y del valor de una obra buena. Este año expone, extrañamente, en una muestra sobre Buenos Aires, también habla de eso.

–Ud. vivió en Jujuy en un momento en el que hubo muchos artistas plásticos y mucho auge del arte en general.

–Fue un momento que vivimos en el ‘57, habíamos egresado de las escuelas superiores. Y había muchas oportunidades, Brasil, Europa; en Paraguay iban a crear una escuela de Bellas Artes y necesitaban profesores; incluso en Buenos Aires ya trabajábamos. Pero yo tenía un amigo, Jorge Mendoza, que era de Jujuy, que había hecho la escuela con nosotros y que vivía con nosotros allá. Era como un hermano. Yo, ya había estado en Jujuy en el ’50, paseando. Estudiaba en la Escuela de Náutica, pero aquí me decidí por la pintura. Hablamos con Jorge para ver qué posibilidades había de venir a Jujuy, porque acá teníamos el paisaje y no queríamos nada más. Averiguó con sus padres, porque su padre era director de escuela en Abra Pampa y su madre, en Chucalezna. Había unos contactos para venir. Nos vinimos; éramos seis.

También había un por qué muy importante de la venida. Había un movimiento general de conocer el país, de vivir sus rincones, “Conozca su país” se proponía a los habitantes de Buenos Aires. Este fue un lema muy importante de la política del frondizismo. Y así vinimos, sin ningún aval. Queríamos ir al interior, porque para quedarnos en la capital de la provincia, casas más casas menos … Algunos amigos pidieron Tusaquillas, Rinconadilla, por ejemplo, y Raúl Galán, el poeta, que estaba en el Consejo de Educación en ese momento nos dijo que ahí nos íbamos a volver locos porque no había nada: cielo y piedras solamente.

–¿Por qué les interesaba tanto el interior de la provincia de Jujuy? ¿Qué buscaban?

Incluso allí hicimos una escuelita con la madre de Jorge, se compuso un grupo de chicos pintores y fue muy interesante, después los llevamos a exponer al teatro San Martín, a Harrod’s. Íbamos allí sábado y domingo. Ya estábamos en Jujuy pero había que crear los cargos. Esperamos unos días y tres fueron destinados a Ledesma, yo a La Esperanza, otro a La Quiaca, y Jorge se quedó acá porque hacía falta un profesor de escultura en la Escuela Provincial de Artes. Esta es la historia de por qué vinimos; sin ese lema del frondizismo hubiéramos ido a otros lados, como Paraguay, pero queríamos quedarnos aquí.

–¿Con qué se encontró en Jujuy?

–Me hice cargo de las tareas de dibujo de la Escuela Nº 4 “Esteban Leach” de La Esperanza y ahí en el Hotel me había hecho un lugar para poder pintar, trabajar, hacer mis apuntes, en el poco tiempo que me quedaba, porque el trabajo era mucho, no sólo dentro de la escuela sino también fuera, por los festivales, ferias, a los que había que hacer la escenografía, por ejemplo, para el comienzo y el final de la zafra. Todo esto me llevaba mucho tiempo, pero algo pintaba.

–Y Cherenta, ¿cómo aparece?

–Justamente el motivo por el cual yo me enamoré mucho de ese lugar fue Cherenta, incluso, la muestra que hice aquí en 2007 se llamó “Cherenta y otros lugares”. De ahí venían muchos alumnos. Y decían “Mire, profesor, viene la tormenta y me tengo que ir”. Y preguntaba dónde y vivían y la respuesta era “en La Cherenta”. Era un nombre que se repetía y me preguntaba qué sería La Cherenta. Un día vino el censo del ’60 y me tocó ir a censar a La Cherenta. ¡Por fin! El lugar quedaba a sólo 10 cuadras de la escuela y sin embargo, era tan lejano e impenetrable como la Cordillera. Y me fue gustando mucho todo, la gente, las casas, cómo vivían, la luz, el diálogo, los chicos. Todo. Y así fui a hacer mis apuntes y dibujos a La Cherenta y de ahí saqué las imágenes, que luego en casa, en mi taller, fui componiendo. Fue como un inicio de mi pintura.

–¿De La Esperanza hacia adónde fue?

–Luego fui profesor de los Talleres Libres de Arte de San Pedro, de la Escuela Normal, y así hasta que el físico no aguantó más, el clima no me hacía bien. Los médicos me recomendaron irme, después de un tiempo de trabajar aquí y de haber ganado un concurso de dibujo y pintura, me fui para La Rioja, donde estuve dos años, y luego me fui definitivamente a Buenos Aires. Lo hice con toda la tristeza porque muchos se quedaron aquí como Groppa, Pellegrini, y yo seguí en Buenos Aires, por la familia. “

(*) Copyright © 2008 El Ojo de la Tormenta – Reservados todos los derechos. Lavalle 261, Oficina 5—Bº Centro – San Salvador de Jujuy (4600) – Jujuy – Argentina – Correo: info@elojojujuy.com.ar http://www.elojojujuy.com.ar/index.php?pag=2&art=1942.